Ford quiere mejorar la seguridad de los ciclistas con emojis y esta chaqueta

Ford ha diseñado una chaqueta muy particular. A través de una serie de leds colocados en la espalda, esta muestra emojis con la intención de mejorar la seguridad y comunicación de los ciclistas con otros vehículos y conductores que se pueda encontrar en las calles.

Ford y la emoji chaqueta

Vivas en la ciudad que vivas, pero especialmente en las más grandes, circular en bicicleta ofrece muchas ventajas y también implica importantes riesgos. Hay conductores que aún no saben bien cuáles son las normas y medidas de seguridad básica que han de seguir para garantizar la seguridad de los ciclistas. De ahí que el número de incidentes haya aumentado.

Ford, dentro de su campaña «comparte la carretera», ha creado una particular chaqueta con la intención de facilitar la comunicación entre ciclistas y otros conductores a la par de mejorar su seguridad al hacerlos más visibles. Esta chaqueta, la emoji chaqueta como podríamos llamarla, incluye una serie de leds en la espalda con los que se pueden representar distintos símbolos y emojis.

Por ejemplo, con el uso de una carita feliz se podría mostrar el estado de ánimo del ciclista. O bien usar una con un ceño fruncido, etc. Claro que no sería lo único, también habría la posibilidad de representar distintos símbolos para indicar maniobras que pudiese realizar a un lado u otro, o para alertar de que va a reducir la velocidad o frenar.

Usos y posibilidades tiene muchas, aunque también algún que otro contrapunto de cara a una oferta real. Y es que, si te pones una mochila, algo habitual en ciclistas que recorren la ciudad, directamente no se vería y perdería toda la efectividad. Pero, ¿y si pudieses usar cualquier emoji con ella?

Otros inventos para mejorar la seguridad de los ciclistas

Lumos Helmet

La propuesta de Ford no es la única que ha probado con el uso de leds y pantallas para mejorar la visibilidad e indicaciones de los ciclistas.  Por ejemplo, la compañía Lumos ya creó un casco de ciclista con leds que permitían advertir a los conductores de las intenciones del ciclista.

Al igual que las luces de un vehículo, si se frenaba se encendía una luz fija indicando la maniobra en el casco. Todo esto se controlaba con un mando que se instala en el manillar de la bici.

También hay distintas luces que se instalan en la propia bici y que mediante el uso de sensores y aplicaciones para smartphone son capaces de «leer» las situaciones de peligro cuando se entra en una rotonda, cruces, etc. Un ejemplo de estas luces es See Sense.

Claro que no sólo de este tipo de productos tecnológicos con luces y baterías vive el ciclista moderno. Levis incluso también sacó una línea de ropa que parecía la clásica del fabricante, pero donde unas tiras reflectantes alertaban a los conductores despistados de la presencia del ciclista.