Gigabyte te ofrece una Nvidia RTX 3080Ti para tu portátil con TB3

Una de las apuestas mas prometedoras ha sido desde su presentación el uso de tarjetas gráficas externas en ordenadores portátiles. El problema es que aún no han llegado a despertar como se esperaba, pero hay marcas como Gigabyte que lo siguen intentando y una muestra de ello es su reciente GPU externa con refrigeración líquida y una Nvidia RTX 3080 Ti.

Gigabyte Aorus, una GPU externa con refrigeración líquida

Gigabyte anunció una nueva solución gráfica para sus equipos portátiles, una GPU externa que destaca por la propia tarjeta gráfica utilizada como por el sistema de refrigeración que hará que esa bestia en potencia no se pase de la ralla en temas de calor: la Nvidia RTX 3080 Ti.

La nueva solución gráfica externa de Gigabyte no es nueva en cuanto a propuesta, el fabricante ya lleva tiempo ofreciendo este tipo de opciones que buscan aportar un mayor rendimiento en todo lo relaciona con el uso del cálculo de GPU en aquellos ordenadores compatibles.

Con la llegada de este modelo de Nvidia, la RTX 3080 Ti, la marca completa aún más su oferta al tener ya modelos que integraban las gráficas también de Nvidia RTX 3080 y RTX 3090. Eso sí, esta opción que en términos de rendimiento estaría situada entre los otros dos modelos también destaca por el sistema de refrigeración líquido que no sólo será más efectivo que los habituales mediante disipadores y ventiladores y en teoría también más silencioso.

Eso sí, el precio no esperes que sea asequible. Porque aún hay problemas de suministros de chips y porque es una solución de gama alta. Así que teniendo en cuenta soluciones que ya están disponibles en el mercado, es fácil que ronde o supere los 1.400 o 1.500 dólares.

Para poder usar esta gráfica el ordenador al cual vaya a estar conectada tendrá que tener un puerto Thunderbolt 3, requisito indispensable para la gestión de toda la información que es capaz de generar así como la que pueda llegar a través del uso de los conectores USB 3.0 tipo A que integra, las salidas Display Port 1.4 o los puertos HDMI 2.1.

La promesa del extra de potencia gráfica para portátiles

Como puedes ver las gráficas externas son muy llamativas, siempre lo han sido desde que se lanzaron por primera vez hace ya algunos años. Aún así y sabiendo que se venden numerosos portátiles, son algo que no termina de despegar. ¿Por qué?

Pues bien, el primer y más evidente motivo ha sido la de falta soporte de los diferentes sistemas operativos. Ni Linux ni macOS ni Windows lograron darles desde el principio la integración que se esperaba. Sólo la solución de Microsoft lo estuvo medianamente cerca y le ha costado hasta prácticamente ahora hacerlo bien. En el caso de macOS es peor aún, porque la compañía anunciaba la GPU externa de Blackmagic Design durante sus keynote y luego el extra de rendimiento que aportaba se limitaba a DaVinci Resolve y no en todas las tareas.

El segundo gran inconveniente ha sido también el precio de la caja y la GPU en caso de no venir ya. Eso hacía que el gasto total para muchos usuarios fuese demasiado alto y poco interesante respecto a optar por un equipo de sobremesa adicional. Una opción que tenía sus desventajas como es lógico, pero también el beneficio de que por un precio similar el desgaste de cada equipo (portátil y sobremesa) se reducía así que la vida útil aumentaba y la inversión se amortizaba más.

Aún así, algunas marcas lo han seguido intentando y una de ellas es Gigabyte que lo sigue haciendo con este modelo. A ver si dentro de poco consiguen un equilibro interesante y empezamos a verlas como una opción real para la gran mayoría. Porque los que trabajamos con ordenadores portátiles queremos tener la posibilidad de contar con algo ligero cuando salimos y la máxima potencia cuando estas en casa o la oficina.