Gionee en quiebra después de que su CEO gastara todo el dinero en el casino

Gionee en quiebra después de que su CEO gastara todo el dinero en el casino

Carlos Martínez

La marca china de móviles Gionee se ha declarado en bancarrota y ha entrado en periodo de liquidación después de confirmar que las arcas están con telarañas. La razón de este descalabre se encuentra ni más ni menos que en su CEO, Liu Lirong, que ha sido acusado de apropiarse de los fondos de la compañía para gastárselo en apuestas.

Una marca que tenía el 5% de mercado en china

Gionee El caso de Gionee era tan llamativo como el de otras compañías chinas, que con buenos productos han ido acaparando mercado hasta conseguir una expansión mundial más que razonable. Con un 5% de cuota de mercado en China, la marca estaba cómoda, y su progresión mundial comenzó con buen pie, distribuyendo sus móviles por todo el mundo. Entre sus modelos más destacados se encontraban algunos con grosores que presumían ser los más delgados del mundo, u otros con baterías casi interminables de 7.000 mAh.

Muchos de sus modelos estrella destacan por incorporar funciones bastante atrevidas, y aunque le precio no acompañaba demasiado, han sido los modelos más modestos los que han conseguido atraer a cierto sector del mercado, aunque no lo suficiente como para seguir ascendiendo puestos, ya que la marca se centró especialmente en modelos de alta gama y con cierto toque de lujo.

Demasiadas deudas para seguir con la actividad

Gionee

Tras varios años acumulando pérdidas de hasta 14,4 millones de dólares al mes, la compañía abrió una investigación para encontrar el problema, y fue ahí cuando todas las sospechas señalaron al CEO de la compañía. El directivo ha sido acusado de gastar 144 millones de dólares en una apuesta en el casino, pero Liu Lirong asegura que él no ha utilizado fondos de la empresa para su disfrute, reconociendo eso sí, que “tomo prestado algunos fondos de la compañía”. Eso desde luego no ayuda demasiado a su defensa.

Tras completar todas las investigaciones, un juzgado de Shenzhen ha confirmado el estado de bancarrota de Gionee, alegando que la compañía debe más de 3.000 millones de euros entre préstamos a bancos, pagos a proveedores y agencias de publicidad. Aunque la situación en crítica, por ahora no se puede confirmar el cierre de la compañía, ya que, aunque está en periodo de liquidación, un grupo de consultores está trabajando para reconducir la trayectoria y de paso reestructurar la empresa. El propio Liu Lirong asegura que la compañía podría volver a ser rentable en un periodo de 3 a 5 años, pero algo nos dice que sus palabras no podrían ser demasiado fiables.