Google le dice adiós al negocio de los tablets con ChromeOS, adiós a Pixel Slate

Google ha anunciado que abandonan la fabricación de tablets. Se acabó el intentar competir con lo que Apple o Microsoft ofrecen con sus iPad Pro y Surface Pro respectivamente. Por eso, ya no habrá una segunda generación de su Pixel Slate. Aunque tampoco es que haya muchos usuarios que lo vayan a echar de menos.

Adiós al Pixel Slate, la tablet de Google

A finales de 2018, Google presentó su Pixel Slate. Un tablet que junto a Chrome OS y un teclado que se le podía poner y quitar, buscaba ofrecer una solución alternativa tanto al iPad como al Surface Pro. No era una mala idea, su diseño tenía su atractivo y a nivel de hardware tampoco era un mal producto, pero la experiencia de uso no llegó a convencer.

En numerosos análisis que se hicieron del dispositivo, las valoraciones no fueron nada positivas. No funcionaba correctamente, Chrome OS se sentía insuficiente, faltaban mejores aplicaciones y, junto a los retrasos sufridos, todo parecía indicar que no había sido una gran idea. Aún así, Google lo hizo, apostó por el producto y desafortunadamente le salió mal.

Rick Osterloh, responsable de la división de hardware dentro de la compañía, ha confirmado ahora que efectivamente dejan de fabricar tabletas. De este modo, los equipos asignados a dichos proyectos se reubican y la compañía centrará esfuerzos en los portátiles con ChromeOS y el PixelBook, que como producto de hardware sí parece ser una apuesta más sólida y de futuro.

No obstante, los usuarios actuales de un Pixel Slate van a seguir recibiendo actualizaciones de software y seguridad, pero si alguno estaba esperando una segunda generación que solventase los problemas de la primera puede ir olvidándolo. Es más, como decíamos, se ha sabido que dos nuevos productos en desarrollo se han cancelado directamente esta misma semana.

Tablet Google

Esto último no implica que otros fabricantes dejen de lanzar tabletas basadas en Chrome OS. Tras ganar soporte para este tipo de dispositivos, marcas como HP o Acer sí parece que lanzaran sus propios productos. A ver cómo les salen.

Lo que queda claro es que el negocio del hardware es muy complicado. Google aún no ha dado con la tecla que le permita ganar peso en el mercado. Sus Google Pixel son muy buenos teléfonos, pero tampoco logran ese gran tirón en ventas. Es más, ni los altavoces inteligentes ni resto de productos Google Home/Nest están destacando.

Por el músculo financiero capaz de manejar Google, que no les salga bien no supone un gran problema. Pero de cara al usuario, matar propuestas como Pixel Slate lo único que hace es restar confianza frente a futuras apuestas. Esperemos que ahora, todo ese esfuerzo se pueda centrar mejor en realizar teléfonos y portátiles con diseño tradicional pero basados en Chrome OS que demuestren que pueden ser relevantes en temas de hardware también.