Esta inteligencia artificial de Samsung es capaz de dar vida a fotos de manera espeluznante

Ya hemos visto con anterioridad como el uso de la inteligencia artificial puede llegar a ofrecernos una imagen completamente diferente a la realidad hasta tal punto de hacernos creer un discurso. Pues espera que todavía hay más, ya que unos laboratorios de Samsung han conseguido dar vida a fotografías como nunca antes habíamos visto.

Fotos que cobran vida con inteligencia artificial

Los nuevos algoritmos creados por el equipo de investigación del centro de investigación de inteligencia artificial de Samsung y el Instituto Skolkovo de Ciencia y Tecnología de Moscú son simplemente increíbles. Tal y como podrás ver en el vídeo que tienes a continuación, el sistema se encarga de analizar imágenes estáticas de una persona para crear un modelo real capaz de gesticular como si estuviera hablando.

Para que lo entiendas rápidamente, el sistema ha sido capaz de hacer hablar a la Gioconda con el simple hecho de recibir una imagen del cuadro, algo increíble teniendo en cuenta los resultados obtenidos. Si la demostración te parece un tanto robótica y artificial, la razón no es otra que la información de origen, ya que el sistema es capaz de obtener resultados más realistas y completos si cuenta con un mayor número de imágenes de la persona a animar.

Otros ejemplos muestran como a partir de más de una imagen diferente el resultado cambia considerablemente, ya que el algoritmo es capaz de identificar gestos y expresiones diferentes que poder interpretar de manera animada con mayor exactitud, de la misma manera que lo haría un vídeo con mayor o menor tasa de frames.

¿Podremos fiarnos de la información en el futuro?

Visto lo visto, está claro que los usuarios van a sufrir un grave problema de veracidad y credibilidad de la información si tenemos en cuenta cómo están evolucionando estos sistemas basados en inteligencia artificial. El ejemplo del vídeo de Beckham dabe miedo, pero está claro que este algoritmo ha llevado el temor a un nuevo nivel, y es que una simple foto es suficiente para hacernos creer que alguien está diciendo algo que nunca jamás dijo.