Los primeros vídeos del Magic Keyboard despejan dudas importantes

Los primeros vídeos del Magic Keyboard despejan dudas importantes

Pedro Santamaría

Hay usuarios que ya han recibido el nuevo teclado Magic Keyboard para iPad Pro y eso permite conocer un poco más el producto y algunos de sus aspectos claves. Así puedes valorar mejor si realmente merece la pena la importante inversión que supone este accesorio. Porque prácticamente es igual o más de lo que muchos se gastan en un smartphone. Aunque, lógicamente, tendrá su público.

Las claves del nuevo teclado para iPad Pro

iPad Pro 2020

Junto al lanzamiento del iPad Pro de 2020, el nuevo Magic Keyboard fue el producto que realmente llamó la atención de muchos usuarios. En primer lugar por el diseño, luego por la inclusión del trackpad y, por último, por su precio. El modelo de 11 pulgadas cuesta 339 euros mientras que el de 12,9 pulgadas se va a los 399 euros.

¿Demasiado para una funda teclado? Posiblemente sí, y aunque pueda justificarse como se quiera, o cierto es que se aleja de lo que mucho están dispuestos a pagar por un accesorio así. A pesar de ello, como es una decisión de cada uno, lo que sí interesa conocer es cómo funciona y hasta qué punto aportan valor sus principales claves:

  • Teclas retroiluminadas de tamaño estándar y mecanismo de tijera, nada de esas teclas de la actual funda
  • Trackpad para el soporte de gestos Multi-Touch
  • Puerto USB C integrado para no ocupar el propio del iPad Pro, esto es de lo mejor
  • Nueva bisagra para un ajuste del ángulo de visión preciso

iPad Pro 2020

De todas estas características puedes tener ya tu propia valoración y sólo hay una que es la que más dudas podría generar hasta que se viese el producto en uso real: la bisagra.

Por los distintos vídeos que han ido publicando aquellos usuarios que ya han recibido la nueva funda teclado, la bisagra ofrece una experiencia llamativa. Pero mejor, vayamos por partes.

En los vídeos promocionales se veía como algo muy sólido pero fácil de usar en cuanto a resistencia a la hora de colocar una posición u otra. En la realidad, es cierto que sigue siendo un sistema sólido, pero no es como la bisagra de los MacBook que con un sólo dedo puedes levantar o agachar sin que el portátil se levante de la mesa. Ok, es cuestión de peso y no resultará un drama, pero tenlo en cuenta.

Igualmente, hay que saber que la primera sección de la bisagra tiene un único recorrido hasta que hace «clic» y ya se mantiene así para que sea la segunda sección la que permita ajustar el ángulo de visión. Esta ofrece una resistencia considerable. Para cerrar el iPad no hay problema, pero para abrirlo tienes que sujetar la parte del teclado o ayudarte sujetando parte de la bisagra para poder ajustar ese ángulo con una sola mano.

No obstante, la gran duda viendo el sistema es si con el paso del tiempo será capaz de seguir manteniendo el mimo grado de resistencia. No porque sea un problema que se ponga más suave o no, sino porque sería un fastidio que no fuese capaz de aguantar la posición elegida.

Por lo demás, el puerto USB C de la funda sólo sirve para cargar el dispositivo. Hubiese sido idean tener la posibilidad de conectar a él un HUB donde pudieses tener otros dispositivos como una pantalla, discos USB u otros accesorios. Pero no es así, es implicaría rediseñar el Smart Connector, así que habrá que esperar a un futuro iPad Pro para, tal vez, tener algo así.

Aunque lo más importante a nuestro entender es que el peso total del iPad más la funda teclado aumenta considerablemente. Unos 600-700 gramos. Así que, si querías mantener la ligereza, igual esta no es la opción y deberías platearte otros teclados para iPad.

Bueno, el peso y el precio, porque sabiendo que el iPad Pro tiene un público muy distinto al de un portátil (por mucho que algunos se empeñen en venderlo como sustituto, etc.), lo cierto es que comprar un iPad Pro más Apple Pencil y Magic Keyboard supone una inversión de 1.353 euros para el modelo más básico de 11 pulgadas de 128 GB y 2.183 euros para el iPad Pro de 12,9 pulgadas con 1 TB de capacidad.

Esperemos que el no haber aún teclado con trackpad de Logitech para el iPad Pro sea una cuestión de acuerdo entre ambas compañías o algo similar, porque puede que sea realmente el más interesante para quien busque tener algo similar al de Apple. Y si no te hace falta el trackpad, entonces la actual versión resulta muy interesante por precio y rendimiento.