La oficina infinita de Facebook y sus gafas AR junto a Ray-Ban

La oficina infinita de Facebook y sus gafas AR junto a Ray-Ban

Pedro Santamaría

Junto al lanzamiento de las nuevas Oculus Quest 2, Facebook no sólo quiere democratizar la realidad virtual. También busca ofrecer nuevas propuestas para todos aquellos que trabajen en remoto con su Infinite Office. Una interesante idea, aunque no es nueva, pero que igual peca de errónea por dónde se ejecuta y cómo.

Un espacio de oficina virtual

Hace cuestión de un par de años que Facebook lanzó Oculus for Business, un paquete de software pensado para ofrecer distintas herramientas empresariales a las compañías interesadas. Una iniciativa interesante que permitía desde cosas muy específicas hasta otras como trabajar en entornos virtuales simulando a un real, donde incluso se podían hacer reuniones con otros compañeros como si todos estuviesen en la misma sala.

Estas opciones se vieron mejoradas con nuevos desarrollos como Passthrough y ahora llega Inifinite Office. Esta propuesta consiste en dotar al usuario de herramientas que le permitan construir su propia oficina virtual con todo lo que necesitaría para poder trabajar de forma más cómoda que sentado junto a su portátil. O esa esa la teoría. Así que, antes de seguir hablando, echa un vistazo al vídeo.

Como puedes ver no es una idea compleja, tampoco nueva pues la propia compañía ya ha hecho demos similares. Sin embargo, por cómo avanza la tecnología en cuanto a las prestaciones a nivel de hardware de las gafas de realidad virtual resulta algo más factible. Aquí, por ejemplo, todo se ejecuta en la nuevas Oculus Quest 2.

Sin embargo, a pesar de que usar tantas pantallas, poderlas ajustar en tamaño, moverlas de posición e interactuar a base de gestos que pellizcan virtual mente los elementos para seleccionarlos, como si esto fuese Minority Report, hay algo que hace que pensemos que no es la solución ideal.

Para una demostración no hay dudas de que todo queda muy futurista y en cierto modo Infinite Office es una idea atractiva, pero ¿te imaginas trabajar durante varias horas con unas Oculus puestas? La verdad es que nosotros no. Y eso que no contamos con los mareos o fatiga visual que generan a muchos este tipo de soluciones.

Por tanto, ¿por qué lanza una propuesta así Facebook? ¿Dónde tendría realmente sentido? Pues, tal vez la respuesta esté en Project Aria.

Facebook y sus gafas AR de Ray-Ban

Junto a las nuevas Oculus y esa demo de Infinite Office la compañía también habló de su plan por crear unas gafas de realidad aumentada junto a Ray-Ben. Y sí, aquí sí que hay mucho potencial. Porque cuando se piensa en redefinir la oficina, en ofrecer nuevas opciones a los usuarios que están trabajando en remoto no hay por qué buscar el modo de «trasladarlos» nuevamente a espacios monótonos y aburridos. Precisamente porque muchos buscan en el teletrabajo una vía de escape a ese mundo.

Por ello, la idea sería permitirles combinar el mundo real con el digital y para eso la realidad aumentada es la respuesta. Eso es en lo que los departamentos de investigación de Facebook están trabajando, en Project Aria. Un proyecto que ahora y si todo va bien traerá junto a Ray-Ban unas ganas para ver el mundo de otro modo.

Hugo Barra, responsable de Facebook en temas de realidad virtual y Oculus, publicó un tweet donde efectivamente se indicaba a que esto sí podría ser el futuro. Y es algo que creemos que efectivamente será. Porque no sólo Facebook está muy metida en temas de realidad aumentada.

Así que, si todo va bien, las nuevas gamas creadas entre ambas compañías podrían llegar en 2021 y empezaríamos a ver todo lo que tiene que ofrecer en el día a día, en entornos de trabajo, ocio, etc.

El único y gran problema volverá a ser el mismo de siempre para la empresa que dirige Marc Zuckerberg, ¿quién se fiará de unas gafas de Facebook capaces de ver en todo momento lo tú ves? Si con lo que publicas en redes ya son capaces de sacar mucha información, imagina sabiendo qué atrapa tu mirada.

Por tanto, además de avanzar a nivel tecnológico es importante que vayan haciendo también a niel de reputación y confianza. Porque si no es así, da igual que saquen o no la mejor tecnología y producto. Si llega una compañía como Apple con sus Apple Glass y ese discurso de privacidad que tan bien maneja ahora mismo, le come la tostada. Y eso sin contar que los avances con ARKit ya son francamente sorprendente.