Lenovo me ha convencido: el futuro es plegable

Lenovo me ha convencido: el futuro es plegable

Carlos Martínez

Uno de los dispositivos más llamativos del pasado CES fue el ThinkPad X1 Fold. Se trata de un equipo muy peculiar de Lenovo que llama la atención por una característica que salta a primera vista: su pantalla plegable. ¿Otro dispositivo con pantalla plegable? Sí, y es la mejor de las noticias.

Quiero un portátil de estas características

Lenovo Thinkpad X1 Fold

La llamada era Post-PC ha evolucionado bastante, y con productos como los Microsoft Surface el concepto de portabilidad y productividad se han transformado completamente. Pero todavía nos queda llegar a un nuevo nivel, y eso es justo lo que he presenciado al poder tener en mis manos el ThinkPad X1 Fold.

Tal y como indica su nombre y como podrás ver en las imágenes que acompañan al artículo, se trata de un producto con pantalla plegable de aspecto completamente futurista. Es cierto que quedan detalles por pulir, como los acabados de la pantalla o el grosor del dispositivo, y es que, aunque el modelo era bastante funcional (ejecutaba Windows 10 al completo), no dejaba de ser un prototipo.

Estéticamente muy llamativo

Lenovo Thinkpad X1 Fold

El plegado se sentía firme y efectivo, pero es inevitable pensar que se puede partir. La fragilidad de la pantalla permanecía latente, y este posiblemente sea el principal problema de los dispositivos plegables que están por llegar: son frágiles y requieren mimo. Esta debilidad la he notado al cerrar el dispositivo. Instintivamente tendía a apretar con los pulgares sobre la pantalla, y es que la bisagra ofrece resistencia en el momento del cierre. Es algo que tendrán que trabajar, ya que no es similar a un libro. En un libro, el propio peso del lomo hace que se cierre, sin embargo, es este tipo de dispositivos la bisagra interna mantiene el equipo recto y firme para poder trabajar con él, y a la hora de cerrarlo necesitamos hacer presión en el centro para cerrar. ¿Apretar sobre la pantalla? Un error.

El dispositivo como tal se sentía bastante firme, de muy buen acabado con detalles muy interesantes. Debajo del forro de piel que rodea el exterior del equipo se esconde una protección de fibra de carbono que vela por la seguridad de la pantalla ante cualquier golpe externo. Cuando está cerrado, el ThinkPad X1 Fold parece completamente una agenda de Moleskine. El forro de piel dispone de un mecanismo deslizante muy inteligente que permite que el lomo de esta falsa agenda se desplace cuando abrimos el dispositivo, manteniendo la superficie perfectamente recta sin crear arrugas.

Lenovo Thinkpad X1 Fold

Todo esto forma parte del mecanismo de bisagra que hace que la curvatura interna de la pantalla sea perfecta y no se produzca ningún tipo de pliegue, al mismo tiempo que al abrir el equipo, la pantalla se transforma en un panel plano con la casi ausencia de arrugas (y es que las imperfecciones existen una vez desplegado).

Me encanta el formato

Lenovo Thinkpad X1

Pero dejando a un lado el diseño y el sistema de plegado, lo verdaderamente importante del ThinkPad X1 Fold es que puede transformar por completo la manera en la que trabajamos. Podemos usarlo como un pequeño portátil de 9,6 pulgadas, convertirlo en todo un libro electrónico con dos pantallas de 9,6 pulgadas, o usarlo directamente como pantalla de 13,3 pulgadas, en cuyo caso usaremos un teclado Bluetooth.

El fabricante ofrece un teclado Bluetooth a modo de accesorio, un modelo extremadamente delgado que entra perfectamente en el hueco que deja la pantalla cuando el dispositivo está plegado (tapando así el feo hueco que se genera en este tipo de dispositivo de plegado interno). De esta manera podremos llevarlo con nosotros en todo momento y así usarlo cuando el equipo esté funcionando en 9,6 pulgadas, o cuando se transforme en un portátil de 13 pulgadas. Esta metamorfosis es la que me ha encantado del ThinkPad X1 Fold, ya que nos permite disfrutar de una pantalla de grandes dimensiones en un dispositivo que cabe literalmente en un bolso pequeño y con un peso de 999 gramos.

Lenovo Thinkpad X1 Fold

A la hora de usar el modo de pantalla de 13,3 pulgadas, desplegaremos un pequeño pie escondido en el cuerpo, similar al de un marco digital, por lo que una vez más la solución está integrada, facilitando la experiencia de uso. Como digo, todo un convertible camaleónico que se siente completamente futurista gracias a la pantalla plegable.

Lo vamos a ver en las tiendas este mismo año… con un precio elevado

¿Qué esperabas? Una pieza de futuro en tus manos no va a salir por menos de 1.000 euros. Es más, van a ser 2.500 euros exactamente. Sí, duele en el alma, pero las primeras generaciones de dispositivos completamente novedosos basados en tecnología innovadora nunca están al alcance de cualquiera, y este ThinkPad X1 Pro no iba a ser menos. Eso sí, si lo comparamos con otros dispositivos de naturaleza y precio similar como el Galaxy Fold o el Huawei Mate X, quizás encontremos a este ThinkPad X1 Fold incluso barato, o al menos no tan caro (por las dimensiones y lo que podría llegar a ofrecer como dispositivo de trabajo).

¿Qué queda por mejorar?

Lenovo Thinkpad X1 Fold

A estas alturas no te sorprenderás si te digo que las pantallas plegables funcionan, pero necesitan ciertas mejoras de cara al futuro. Hay ciertas limitaciones técnicas que todavía hacen sentir el producto como una unidad de hace varios años. Y me refiero al plano estético. El grosor es elevado, y los acabados no llegan a ser ni finos ni elegantes, y es algo que por ahora la tecnología actual no nos permite mejorar.

Pero no cabe duda de que esta primera generación de dispositivos apunta maneras, y puede ser clave para la manera en la que trabajaremos en los próximos años.