Cae la mayor red IPTV que se encargaba de piratear Movistar+ y otros servicios de TV por satélite

Uno de los mayores problemas de piratería que estaban sufriendo la televisión estaba relacionado con internet. Un nuevo método activo desde hace ya varios años permitía acceder a los usuarios a las señales de televisión de pago por visión a través de una conexión IPTV, mecanismo muy difícil de contabilizar y que ha estado haciendo daño hasta ayer.

Un negocio que operaba desde España

La policía nacional conseguía en el día de ayer completar la llamada Operación Belenus con el arresto de un total de cinco personas. Este grupo se encargaba de clonar la señal de televisión de numerosos servicios de televisión de pago para ofrecer acceso a todos ellos a través de internet de manera muy sencilla para el usuario. El cliente, que pagaba una cantidad muy reducida en comparación con el precio a abonar por los servicios oficiales, sólo tenía que hacer uso de un programa que le permitiera abrir listas .m3u o un descodificador satélite con posibilidad de configurar un protocolo CCAM.

IPTV pirata

Tal fue el crecimiento del uso de este tipo de sistemas, que en las diferentes tiendas de aplicaciones de Android e iOS comenzaron a aparecer infinidad de programas capaces de reproducir listas IPTV con total facilidad. Lo único que se necesitaba era acceso a esas listas, y eso es precisamente lo que hacía el grupo que ha sido detenido.

¿Cómo funcionaba este servicio IPTV?

La infraestructura que se necesita para ofrecer este tipo de servicios a nivel global es especialmente grande, y aunque efectivamente lo era, los responsables llevaban a cabo numerosas prácticas para no dejar demasiadas pistas sobre su labor. Por ejemplo, el servicio funcionaba gracias a un total de 11 granjas de servidores, algunas con más de 40 servidores, una infraestructura enorme que iban intercalando periódicamente creando nuevas páginas web.

De esta manera, la gran cantidad de páginas creadas generaba un entramado muy difícil de rastrear, de forma que era bastante complicado llevar hasta el núcleo del problema. En lo que a dinero se refiere, creaban varias empresas relacionadas con servicios de telecomunicaciones, internet y hardware para desviar la atención, dando la impresión de que eran proveedores de fibra óptica (cosa que al parecer hacían) mientras por otro lado vendían listas IPTV piratas.

Aunque los principales responsables del servicio se encontraban en Málaga, dos socios más vivían en Dinamarca, lugar donde se centraba el funcionamiento del servicio aprovechando la calidad de las conexiones que se ofrecen en el país. Era una red tan demandada, que se han llegado a identificar suscriptores en un total de 30 países diferentes.

Vida de lujo por vender listas IPTV

IPTV Policia nacional

Teniendo en cuenta que estos servicios ofrecían hasta un total de 800 canales, los precios según el paquete contratado (más o menos canales) rondaban entre los 40 y los 460 euros al mes por suscriptor, unas cifras que generaban bastantes beneficios al grupo, tanto, que se calcula que desde sus comienzos han podido ganar unos 8 millones de euros. Además, los arrestados llevaban un nivel de vida bastante alto, ya que vivían en urbanizaciones exclusivas de la costa malagueña y poseían una gran cantidad de coches de lujo (se han incautado un total de 12 vehículos de alta gama).