Esta recreativa tiene un diseño único y usa una Raspberry Pi

Esta recreativa basada en una Raspberry Pi es una auténtica obra de arte. Y lo mejor de todo es que podrías crear tu propia versión, aunque necesitarás tener acceso a ciertas herramientas y materiales para lograr el mismo acabado. Pero está claro que si lo logras, disfrutar de los juegos clásicos de plataformas como MAME, NeoGeo , etc., sería una pasada.

Una recreativa basada en Raspberry Pi con mucho estilo

Cuando te planteas crear una consola de juegos retro o máquina recreativa basada en una Raspberry Pi puedes complicarte más o menos. Si no quieres complicación alguna, lo más sencillo es adquirir una de las carcasas para Raspberry Pi con estética de consola retro. Una vez la tengas, sólo tienes que instalar RetroPi y listo, a disfrutar.

Claro que no tendrías nada realmente especial, así que si quieres destacar lo ideal sería que tú mismo puedas crear tu propia carcasa. Para ello puedes recurrir a planos que existen para fabricar una Arcade clásico o bien innovar con el diseño. Tú decides en función de tus habilidades para según qué tipo de material quieras trabajar.

Esto último es lo que ha hecho Jamhamster, se ha fabricado una carcasa para una máquina recreativa que tiene un toque en diseño francamente llamativo. Tanto es así que para algunos puede que sea incluso una pequeña obra de arte. Claro que lo mejor es que tú podrías crear tu propia versión.

Como explica en el hilo de Twitter el autor de este proyecto, sólo se necesita unos 90 euros para la compra de los diferentes materiales. Sin contar con la Rasbperry Pi, eso ya tiene que ir de tu parte como en otras ocasiones. A partir de ahí, si tienes la habilidad y las herramientas necesarias para llevarla a cabo, podrás construir esta carcasa de máquina recreativa tan particular.

Cómo crear la recreativa definitiva con la Raspberry Pi

Para empezar, lo primero que se necesita es un tubo de de aluminio que se corta para crear la base de la estructura. En ella irá metida tanto la Raspberry Pi como el resto de componentes: pantallas, botones, palanca de mando, etc.

Luego, como toda la estructura está fabricada realmente en metal, pues no sólo se necesitan las diferentes partes para crearlas, también una serie de herramientas que permitan llevar a cabo tareas de mecanizado para que puedan encajar los botones, etc.

Todo ese proceso lo muestra Jamhamster en un hilo de Twitter y aunque no parece complicado, si se tienen las herramientas necesarias, es cierto que requiere ciertas habilidades para poder llevarlo a cabo de forma segura.

El resultado, como puedes ver en el vídeo publicado arriba en el perfil de Twitter de Jam Hamster, es impresionante. Una auténtica obra de arte que haría las delicias de cualquiera en su hogar. Tal vez, según los gustos de cada uno, podrías cambiar el color del vinilo y en lugar de usar el naranja optar por otro tono, pero eso ya es cuestión de preferencias personales.

Como detalle, en la parte trasera de esta recreativa hay una serie de botones adicionales que se mente para controlar el inicio de la consola, selección, etc.

Por último, sólo tienes que descargar un emulador o distribución compatible con Raspberry Pi que de acceso a estos juegos de otras plataformas.. Nuestro consejo de todos modos es que optes por RetroPi por facilidad de configuración y rendimiento.