¿El Mac Studio perfecto? Meten un Mac Mini en un iMac G4

A principios de este siglo, Apple tenía unas ventas muy minoritarias, pero sus ordenadores eran auténticas piezas de arte. Posteriormente, con la transición a Intel, los Mac se estandarizaron y comenzaron una senda continuista que ha durado más de 10 años. Pasada esa etapa, la llegada de los procesadores Apple Silicon nos ha traído una nueva remesa de ordenadores realmente interesantes, como el MacBook Air sin ventiladores, unos MacBook Pro que vuelven a sus orígenes, un iMac que vuelve a tener colores como antaño o el nuevo y todopoderoso Mac Studio. Sin embargo, por mucho que los de Cupertino trabajen el diseño, el iMac G4 siempre estará en la cúspide de todo corazón maquero.

¿Tienes guardado un iMac G4? Toma nota

Quien tiene un iMac G4 tiene un tesoro. Puede que su procesador PowerPC no fuese la octava maravilla del mundo, pero su diseño fue tan espectacular que sería un candidato digno para entrar en un museo. Y es que, como suele ocurrir con los buenos diseños, envejecen muy bien. El ordenador luce casi como el primer día, pero bajo su carcasa se encuentra un hardware realmente obsoleto que complica el hecho de darle un uso normal y diario al equipo.

El G4 viaja 20 años hacia el futuro

chip apple m1

Con esto en mente, el usuario Connor Learmonth ha hecho con su iMac G4 una operación similar a lo que se hace con los edificios en los centros históricos de las ciudades: ha dejado la carcasa, pero ha renovado todo el interior. Y ahora, su antiguo iMac está impulsado por un procesador Apple M1 basado en ARM. Vamos, que se ha saltado toda la generación Intel y ha aterrizado directamente en la actualidad. Un salto de 20 años en el que el ordenador ha pasado de tener un procesador PowerPC G4 de 700 MHz a uno de los procesadores de nueva hornada de Apple y multiplicando por 64 su cantidad de memoria RAM.

Connor ha mantenido la pantalla del ordenador y la unidad de disco, solo que ha sustituido la antigua unidad SuperDrive original por una más actual, ya que la que venía de serie con el G4 funcionaba por IDE. No obstante, sigue manteniendo la misma funcionalidad que tenía antes de la modificación. En su interior, el modder ha retirado la placa base del ordenador y ha colocado en su lugar un Mac Mini M1 desmontado. Puede parecer increíble, pero todo cabe a la perfección. Es posible que los cables dentro de la base del iMac no tengan mucho orden, pero la carcasa cierra bien y, si no fuera porque ejecuta la versión de macOS más reciente que existe —el iMac G4 se quedó en Leopard—, no notarías el cambio a nivel visual.

Si quieres replicar el proyecto, existe un tutorial

Lo curioso de todo esto es que Connor Learmonth no es el primer usuario que amplía la vida de su iMac G4 metiendo la placa de un M1. El propio usuario ya citó en su vídeo a un usuario de MacRumors llamado Dremel Junkie que ya lo hizo previamente y enseñó una guía muy detallada de cómo hacer el proceso. Esto significa que en los próximos días, podríamos ver un aumento aún más exagerado de los precios de los iMac G4 de segunda mano en buen estado, pues seguro que más de uno se va a animar a hacer el proyecto en casa y dar una segunda juventud al magnífico iMac G4.

Vía > The Verge

¡Sé el primero en comentar!