Por qué no deberías de ampliar el SSD de tu Steam Deck con estos modelos

La Steam Deck se vende desde el primer día con tres capacidades distintas. Independientemente de la que elijas, Valve ha dejado la puerta abierta para que el usuario pueda abrir su consola y sustituir su disco SSD. Hace unos días, os contábamos cómo ampliar la memoria de tu Steam Deck, y os explicábamos lo realmente complicado que era sustituir su SSD, debido a que la consola utiliza el formato M.2 2230. Ahora, un modder ha descubierto un truco para utilizar un estándar superior en la Steam Deck.

La Steam Deck funciona con un M.2 2242, pero te la cargarás antes de tiempo

Steam Deck.

Cuando la Steam Deck salió al mercado, se habló bastante sobre cuál era el modelo ideal. La mayoría de gente coincidía en el modelo intermedio, mientras que otros defendían que lo mejor sería comprar el modelo básico y conectarle un SSD de mayor capacidad tras abrir la consola.

Ahora que han pasado ya unos meses, sabemos que la operación a corazón abierto de la Steam Deck no es tan sencilla. La consola de Valve es fácil de abrir y manipular —si tienes experiencia en esto del cacharreo, claro—, pero el formato de discos que utiliza es un poco problemático. Para ahorrar espacio, Valve utiliza discos SSD M.2 2230, los más pequeños que existen. Elegir este formato tiene sus ventajas, pues se calientan menos y ocupan muy poco espacio dentro de la consola. Como contraparte, tienen menos capacidad y no los vas a encontrar en tiendas con la misma facilidad que el resto de las memorias PCI Express.

El usuario Belly Jelly ha compartido en Twitter un truco que ha descubierto para adaptar un disco M.2 2242 a la Steam Deck.

«Parece que se puede adaptar bastante bien un M.2 2242 en la Steam Deck. No choca con nada de la placa base ni ejerce tensión sobre ningún cable. No obstante, el cambio hace que el disipador se incline ligeramente. La carcasa trasera se pudo volver a colocar sin.»

Los ingenieros de Valve no están de acuerdo con el mod

Problema resuelto, ¿verdad? Pues los ingenieros de Valve no opinan lo mismo. Lawrence Yang, un diseñador de producto que ha trabajado en el desarrollo de la consola, saltó rápidamente en Twitter advirtiendo de que la solución de Belly Jelly no era ideal:

«Hola. Por favor, no hagan esto. El circuito integrado del cargador de la consola se calienta mucho, y no deben moverse los pads térmicos que están a su alrededor. Además, la mayoría de las unidades M.2 2242 consumen más energía y se calientan más de lo que Deck puede disipar. Este mod puede parecer que funciona, pero acortará significativamente la vida de tu consola.»

Poco después, el propio Belly Jelly le dio la razón a Yang, aunque según comentó, acepta el hecho de estar modificando su consola por su cuenta y riesgo. Posteriormente, siguió elaborando un hilo en Twitter en el que explicaba un poco más a fondo el proceso que había seguido para modificar la consola. Llegados a este punto, la conclusión que sacamos es que sí, puedes modificar tu consola, pero únicamente si tienes los conocimientos adecuados y el dinero suficiente como para no llorar en caso de que la rompas por un fallo de cálculo.

Vía > Kotaku

¡Sé el primero en comentar!