Una Palmtop MS-DOS resucita gracias a una Raspberry Pi Zero

Mucho antes de los smartphones y las tablets, había en el mercado unos pequeños ordenadores de bolsillo mucho más pequeños que los laptops. Se llamaban «Palmtop» y Hewlett-Packard era una experta en ese terreno. Por supuesto, eran ordenadores muy primitivos y no tenían interfaz gráfica. Venían con MS-DOS y se podía interactuar con la línea de comandos utilizando el pequeño teclado del terminal. Como ya sabrás, el mundo está lleno de nostálgicos que se aferran al pasado, como es el caso de Rune Kyndall, un canadiense que le ha dado otra vida a un HP-95LX de una forma muy ingeniosa.

Este usuario ha publicado en el foro de Hackaday el proyecto que ha realizado con su Hewlett-Packard 95LX. El dispositivo se lanzó originalmente en 1991, y costaba la friolera de 550 dólares de la época. Su procesador era un Intel 8088 clónico, un NEC V20 que corría a 5,37 MHz. Tenía 512 KB de memoria RAM (se podía comprar también con 1 MB) y una pantalla LCD de 40 por 16 píxeles capaz de reproducir un solo color. Un auténtico bicharraco de la época, vamos.

La Paradoja de Teseo aplicada a una Palmtop

A Rune Kyndal le hacía ilusión revivir su pasado con su palmtop, así que le hizo lo que él considera «un trasplante de cerebro». Y creemos que se quedó corto, porque la verdad es que ha sustituido prácticamente todo el hardware original de la HP 95LX. En primer lugar, el procesador clónico noventero, junto a su GPU primitiva fueron reemplazadas por la archiconocida Raspberry Pi Zero W, que no es el modelo más reciente que ha salido, pero es la que Kyndal tenía a mano. Las Raspberry Pi Zero son placas base en miniatura que se utilizan ya en todos los proyectos de este tipo. La pantalla la cambió por otra LCD de 4,3 pulgadas, pero en este caso, con una resolución de 800 por 480 píxeles. Y va conectada a la Raspberry directamente, junto a otros pines que hacen que el display sea táctil.

Por si fuera poco, también había espacio dentro de la palmtop para colocar un altavoz, un micrófono, varios puertos USB, una webcam y una batería con tecnología de polímeros de litio. Eso se suma a algunas características que ya tiene de por sí la Raspberry, como su lector de tarjetas microSD, el soporte para HDMI, compatibilidad con puerto serie RS-232 de 9 pines y conectividad Ethernet 10/100.

Respecto al sistema operativo, el nuevo invento es capaz de correr una versión de escritorio de Linux adaptado para procesadores ARM, dejando así atrás al mítico MS-DOS.

Improvisación sobre la marcha

Según cuenta Rune Kyndal, comenzó a trabajar en este proyecto y usó los materiales que tenía por casa. Utilizó varios pegamentos para fijar las piezas y algunas herramientas de corte para abrir el chasis del ordenador de bolsillo y poder colocar los nuevos puertos, destinados para periféricos y carga de la batería del dispositivo. El resultado es algo de lo que se puede sentir bastante orgulloso, pues ha conseguido devolver la juventud a un ordenador que es ya todo un clásico.