Por qué la ausencia de Pixel Visual Core en los nuevos Pixel 3a puede ser una mala noticia

Los nuevos Pixel 3a y Pixel 3a XL ya están aquí y a pesar de las diferencias con sus otras versiones aportan características muy atractivas, pero hay un detalle que puede ser clave: Pixel Visual Core. ¿Qué es, cómo funciona y por qué es importante? Lo vemos.

Pixel Visual Core, ¿qué es?

Pixel Visual Core es un chip, un coprocesador que Google añadió a sus últimos Pixel 2 y Pixel 3. Está basado en arquitectura ARM y junto a un procesador Cortex-A53, su propia memoria LPDDR4 y ocho unidades IPU con 512 ALUs (Arithmetic Logic Units) es capaz de realizar operaciones matemáticas avanzadas a gran velocidad y con un consumo energético reducido.

Comparado con el rendimiento que para las mismas tareas puede ofrecer el Snapdragon 835, Pixel Visual Core es hasta cinco veces más rápido. Por tanto, las ventajas de cara al procesado de imágenes son muchas pues su capacidad para manejar enormes cantidades de datos a grandes velocidades es alta.

Este coprocesador se introdujo por primera vez en los Pixel 2. En un inicio sólo la aplicación de cámara era capaz de aprovechar sus capacidades, tras las actualizaciones correspondientes otras aplicaciones como WhatsApp o Snapchat también son capaces de sacarle partido.

Cómo funciona Pixel Visual Core

El funcionamiento de Pixel Visual Core es complejo e importante para el rendimiento y calidad fotográfica final. Cuando se usa este coprocesador la aplicación de cámara es capaz de capturar y procesar más datos.

En el caso de la fotografía con alto rango dinámico, Pixel Visual Core analiza diversas fotografías con niveles de exposición distintos. Esto le permite tener más datos para luego fusionarlas y obtener imágenes con mayor rango dinámico, contraste y detalle. Si has visto fotos tomadas con un Pixel ya sabes a qué nos referimos.

Junto al modo HDR+ el modo bokeh o retrato también se aprovecha del trabajo de Pixel Visual Core. Cuando se realiza una fotografía permite detectar el sujeto u objeto en primer plano, recortar los bordes para separarlo y aplicar diferentes niveles de desenfoque según la interpretación de la distancia entre objetos. Esto consigue un efecto bokeh más gradual y natural sin necesidad de usar varias lentes. Obteniendo resultados con una calidad que hasta no hace mucho tiempo eran impensables en un smartphone.

Por qué es importante Pixel Visual Core

Contar con unidades de procesamiento específicas no es algo nuevo. Muchos fabricantes han optado por este tipo de soluciones para facilitar y mejorar el desempeño de ciertas tareas. Hemos visto coprocesadores como los de Apple en sus chips Ax que se encargan de la seguridad, Face ID, etc. También en Huawei con sus NPU para todo el tema de inteligencia artificial. Y en los terminales de Google para potenciar la fotografía.

En los nuevos Pixel 3a el coprocesador Pixel Visual Core no está disponible. ¿Significa eso que fotográficamente serán peores que sus hermanos mayores? Es pronto, habrá que probar y sobre todo comparar pero hay un dato que no podemos obviar.

Si Pixel Visual Core reduce los tiempos de cálculo y ofrece potencia superior a la que podría ofrecer el Snapdragon 835, ¿qué pasaría si la tarea tuviese que hacerla un hardware menos potente como el del Pixel 3a que monta un Snapdragon 670? Bueno, de inicio el tiempo de procesado sería mayor y eso perjudicaría la experiencia de uso. Por tanto, junto a la calidad del resultado habrá que comprobar cómo se comporta en comparación al Pixel con chip dedicado.

Cuando tengamos más datos te mostraremos comparativas y nuestro análisis a fondo para que puedas valorar. De momento lo que hemos conocido nos gusta y pueden ser una gran alternativa. ¿Qué piensas?