Controla tu consumo eléctrico al detalle con una Raspberry Pi

Ahora que el precio de la electricidad está por las nubes, muchos se han dado cuenta de la importancia que tiene controlar el gasto energético. Por eso, qué mejor idea que medir el consumo eléctrico con una Raspberry Pi. Una solución versátil, fácil de llevar a cabo y, sobre todo, muy personalizable.

Cómo controlar el consumo eléctrico

En la actualidad la mayoría de compañías eléctricas ofrecen información acerca del consumo eléctrico que van acumulando cada mes sus clientes. Según cada una se puede ir incluso algo más allá y ver tanto el consumo diario como el consumo en tiempo real. Aún así, la información que ofrecen es general. Es decir, es lo que se está consumiendo sin hacer distinción alguna si se trata del consumo de grandes electrodomésticos, luces, etc.

Para poder llevar a cabo un control más exhaustivo de dicho consumo hay diferentes opciones. Por un lado están las comerciales, que no son otra cosa que dispositivos ya listos para llegar a casa y conectar siguiendo las instrucciones que ofrece el fabricante. Y por otro lado, está la posibilidad de crear por tu cuenta un sistema de medición de consume eléctrico.

La ventaja de crear tu propio sistema es que vas a poder hacerlo todo lo personal que quieras y necesites. Es cierto que puede no ser algo válido para todos, pero con un poco de paciencia y siguiendo las instrucciones que se puede encontrar fácilmente gracias al trabajo previo de otros usuarios es posible llevar a cabo un proyecto de este tipo.

Creando un contador eléctrico con Raspberry Pi

¿Qué necesitas para crear un contador eléctrico con una Raspberry Pi? Pues como es lógico, lo primero es una de estas placas de desarrollo. Aquí tiene que ser la Raspberry Pi 3 o Raspberry Pi 4 preferiblemente. El resto de modelos de Raspberry Pi no son los más recomendables por el uso de un HAT, aunque ya es decisión de cada uno.

Junto a la propia Raspberry también habría que sumar ese conjunto de sensores no invasivos que te ayudarán a medir la corriente que pasará por cada uno de los hilos que van al cuadro eléctrico de tu casa. Según el número de fases que tengas instaladas necesitarás más o menos. También si quieres tener un control más exhaustivo o sólo te vale con medir el que realizan las de mayor consumo, como podría ser la que da corriente a los electrodomésticos o luces.

Estos sensores se conectan a una pequeña placa que a su vez irá conectada a la Raspberry Pi a través del conector G-PIO y pueden encontrar de diferentes marcas y con distinto número conexiones también. Así, por ejemplo, puedes tener una pequeña placa para sólo tres de ellos o hasta siete. Como decíamos antes, todo dependerá del control que quieras tener.

Por ejemplo, cada uno de estos sensores no invasivos se puede adquirir por un precio alrededor de los 13 euros. Mientras, el HAT que va junto a la Raspberry Pi y permite conectarlos costaría unos 50 euros más o menos.

Ahora que ya tienes el hardware necesario, la instalación no resulta para nada compleja. Básicamente consiste en conectar el HAT a la Raspberry Pi, luego los sensores y estos a su vez a las fases del cuadro eléctrico de casa. Al no ser invasivos es algo que cualquiera puede hacer sin miedo alguno.

Midiendo y visualizando datos

Con todo el hardware listo, el proceso de configuración será el más tedioso para muchos. Lo bueno es que vas a encontrar guías muy variadas, así que ya es sólo cuestión de ver cuál te gusta más por cómo hacen especialmente la visualización de datos.

Una opción es generar una base de datos que exportará estos a Grafana, un servicio que permite visualizar datos como prácticamente tú prefieras hacerlo. Así, con sólo acceder a la web podrás ver cómo va tu consumo en cada instante, el histórico, comparativas con otros días, los que más y los menos han consumido, etc.

En Bujarra tiene este proceso bien explicado, aunque habrá una parte que siempre tengas que investigar tú para adaptar todo a tus necesidades reales. Claro que, si no te quieres liar mucho y te basta con medir el gasto de un electrodoméstico en particular o una serie de dispositivos conectados a la misma toma, hay opciones como regletas con medidor de consumo o enchufes con contador eléctrico. Así que tú decides.