Esta placa convierte la Raspberry Pi en un ordenador mini ITX

La Raspberry Pi tiene ya a sus espaldas un buen número de generaciones. Se lanzó originalmente como un proyecto lanzado por una fundación benéfica con el objetivo de promover la enseñanza de la informática con un producto barato y accesible. La idea de la Fundación Raspberry Pi era que niños de todo el mundo, especialmente aquellos que viven en economías subdesarrolladas, tuvieran la posibilidad de aprender a utilizar computadores, crear código y controlar robots. Pero las Pi han demostrado que no tienen límites, hasta el punto de que ya es posible transformar uno de estos modelos en un ordenador en formato mini ITX con soporte para tarjetas PCI Express.

Un PC para economías emergentes convertido en un estándar industrial

Raspberry Pi ha demostrado en estos 9 años de vida que no tiene horizontes. Su bajo precio enamoró a todos aquellos picados de la informática. En muy poco tiempo, la raspi se convirtió en el cerebro de todo tipo de proyectos de robótica, domótica, modding de consolas y un sinfín de aplicaciones que nos sorprenden cada semana.

Gracias a esto, la Pi Foundation ha creado nuevos circuitos integrados para todo tipo de aplicaciones. Además de la famosa Raspberry Pi de cuarta generación, hace poco se lanzó la Raspberry Pi Compute Module 4. Se trata del formato de Raspberry Pi que la fundación lanza para entornos industriales y creadores. Estas placas tienen un diseño algo diferente respecto al modelo original, ya que se prioriza tanto el espacio como la disposición de los conectores de entrada y salida del dispositivo.

Seaberry transforma la Raspberry Pi en un ordenador

Para este público está destinado Seaberry, una placa base en formato mini ITX en la que podremos conectar una Raspberry Pi Compute Module 4 y transformarla en un ordenador al uso. Cuenta con un coprocesador Broadcom integrado en la placa, dedicado a gestionar líneas PCI Express. Gracias a este ayudante, la Raspberry Pi CM4 puede manejar hasta 16 líneas PCI Express utilizando una única línea de las cuatro que soporta el SoC original de la CM4.

Una solución para profesionales

Seaberry viene a solucionar algunas de las quejas que muchos profesionales han hecho de la CM4 debido a su falta de conectividad. La placa ITX permite conectar un total de 20 dispositivos a la Raspberry y utilizarlos de forma simultánea.

En un vídeo publicado por Jeff Geerling, un experto del mundillo de los ordenadores de bolsillo, el youtuber satura a propósito las líneas PCI Express del conjunto colocando todo tipo de tarjetas de expansión como discos SSD M.2, discos SATA, tarjetas Wi-Fi o incluso una nueva tarjeta para que el ordenador soporte USB 3.0. Y aunque parezca mentira, el equipo pasa la prueba de estrés con éxito.

Precio y disponibilidad

Desafortunadamente, la Seaberry Pi CM4 Carrier Board no es un producto para todos los públicos. Su precio es elevadísimo, unos 435 dólares estadounidenses, aunque eso no ha impedido que la placa se haya agotado de la tienda de Tindie en cuestión de minutos. El propio Geerling comenta que a pesar de que este hardware es plug & play, lo habitual en este tipo de quimeras imposibles es tener que tocar código interno y poseer muchos conocimientos informáticos para que este tipo de máquinas funcionen correctamente. Por tanto, es una solución para profesionales que está muy lejos del público masivo. Aún así, este producto nos enseña una vez más que la arquitectura computacional RISC (lo que conocemos como ARM) es capaz de muchas más cosas de las que imaginamos a simple vista.