La Raspberry Pi mejora como dispositivo de videoconferencias

La Raspberry Pi mejora como dispositivo de videoconferencias

Pedro Santamaría

La última actualización del sistema operativo oficial de las Raspberry Pi ha mejorado de forma notable el rendimiento de las aplicaciones multimedia, en especial aquellas que están destinadas al uso de las llamadas de vídeo y audio. Por ello, junto al módulo de cámara oficial o una Webcam USB podrás crear un dispositivo ideal para mantener videoconferencias.

Raspberry Pi como sistema de vídeoconferencias

Si algo hemos hecho de forma habitual, más de lo que mucho hemos hecho durante todos estos años atrás, ha sido mantener el contacto con nuestros amigos, familiares y compañeros de trabajo a través de las videollamadas. De ahí que servicios como Zoom, Google Meets, Microsoft Teams o Skype entre otros se hayan popularizado tanto.

Por todo esto, los responsables del desarrollo de Raspbian, el sistema operativo oficial de las Raspberry Pi, han trabajado enfocándose en mejorar el rendimiento en este tipo de escenarios. Así, ahora la transmisión tanto de audio como de vídeo es mucho más fluida. Algo que, lógicamente, en los modelos más recientes de la popular placa de desarrollo es mucho más fácil de ver cómo ha mejorado.

Además, lo mejor de todo es que junto a las Raspberry Pi 4 y Raspberry Pi 400 no sólo se puede usar la cámara oficial que Raspberry Pi Foundation lanzó con una calidad de imagen mejorada con respecto al modelo original, también casi que cualquier cámara web del mercado con conexión USB. Porque estas no suelen presentar problemas para se detectadas casi que del mismo modo que lo haría en otros sistemas como Windows o Mac.

Cómo usar una webcam en una Raspberry Pi

Llegados a este punto, como ya podrás estar imaginando, una Rasbperry Pi se puede convertir con la cámara oficial o una webcam USB que tengas en todo un sistema de videoconferencias para, por ejemplo, no tener que ocupar también tu teléfono móvil, tablet u ordenador. De modo que podrías hacer otras cosas con ellos mientras mantienes la conversación, tanto en audio como en vídeo, con tus amigos, familiares o compañeros de trabajo.

Para usar una webcam o la cámara oficial en una Raspberry Pi sólo debes conectarlas. A continuación sí que tienes que saber que al ser un sistema operativo basado en Linux y con arquitectura ARM no suele haber aplicaciones nativas, pero sí puedes acceder a través de las versiones web que ofrecen diferentes servicios de videoconferencias.

Por ejemplo, algunos de los más usados son así de fácil de usar:

  • Google Meet no requiere nada más que conectar al servicio a través de Chromium, el navegador que ofrece por defecto Chromium y cuyo rendimiento se ha visto mejorado para tal acción
  • Microsfot Teams y Skype por su parte tampoco necesitan de ningún proceso de configuración especial, simplemente basta con iniciar de nuevo sesión a través de la web y listo
  • Por último, Zoom sí que requiere un paso intermedio que consiste en cancelar la apertura de un archivo que te indican al acceder. Con darle a cancelar será suficiente y ya podrás comenzar a usar el servicio

Hay muchos más servicios de videoconferencias que puedes usar, es cuestión de probar. Lo único que tienes que hacer es acceder a través de la versión web de ellos.