Robar un coche en menos de 10 segundos: los peligros de los sistemas keyless

Hoy en día resulta bastante difícil encontrar un coche nuevo que no incluya el sistema de apertura sin llaves. Se trata de una tecnología que facilita la acción de abrir y arrancar el vehículo, ya que el propietario no necesitará extraer las llaves del bolsillo en ningún momento. ¿El problema? Los ladrones están aprovechando esta tecnología para robar los coches.

¿Son seguros los sistemas sin llave de los vehículos?

Seguridad Keyless Relay Attack

Sólo hay que pasarse por las webs de las principales marcas de vehículos para comprobar que la mayoría de nuevos modelos (especialmente los más tecnológicos) incluyen el llamado sistema Keyless. La tecnología busca aumentar la comodidad del usuario, y para ello la llave del vehículo se encarga de transmitir un código que el sistema del vehículo identificará siempre y cuando estemos cerca de la puerta.

De esta manera, la puerta se abrirá al tirar de la maneta por el simple hecho de encontrarnos junto al vehículo (con la llave en nuestro bolsillo), ya que el código será transmitido y recibido en el momento. Esta transmisión se hace de manera constante, y es ahí donde se encuentra el peligro, ya que alguien con malas intenciones podría utilizar receptores para capturar la señal de la llave y replicarla con el vehículo (ataque conocido como Relay Attack).

¿Hay solución para esto? Más o menos. Por un lado, la comunicación entre llave y vehículo sólo se produce a escasos metros, y por otro, muchos fabricantes han incluido un modo de suspensión que desactiva la llave cuando esta no esté en movimiento (entrará en reposo cuando la dejemos en la mesa de casa). Con esta función activada los ladrones no podrán realizar escaneos de nuestra llave, sin embargo, en la mayoría de ocasiones hay que esperar un tiempo definido hasta que la llave entre en suspensión (a menos que incluya un botón para adormecerla inmediatamente), por lo que durante esos instantes será completamente vulnerable.

En What Car? han querido poner a prueba varios modelos del mercado para confirmar si estos peligros existen, y los resultados son bastante sorprendentes. Con la ayuda de unos expertos que se encargaban de capturar la señal de las llaves, en varios casos lograron abrir la puerta del vehículo en tan sólo 5 segundos, y lo que es peor, usaron el mismo código para arrancarlo, ya que otra de las ventajas de este sistema es que también podrás arrancar el coche sin sacar la llave de tu bolsillo.

Llama la atención los casos del DS 3 Crossback Puretech 155 Ultra Prestige y el Audi TT RS, ambos abiertos en 5 segundos y con el motor en marcha 5 segundos más tarde. Sí, un robo de 10 segundos. Cabe mencionar que el Audi TT RS ofrece la opción de desactivar la llave inteligente, caso en el que de ninguna manera se puede acceder al vehículo, y mucho menos arrancarlo. Otro caso a tener en cuenta es el del Land Rover Discovery SD6 306 HSE. Land Rover utiliza una frecuencia de banda ultra ancha que impide a los ladrones capturar el código, por lo que en las pruebas de What Car? sólo pudieron abrir el vehículo, pero no arrancarlo. Otras marcas resistieron entre 30 y 60 segundos, aunque a fin de cuentas todos los vehículos fueron «robados» siempre y cuando tuvieran la llave inteligente activa.

¿Hay maneras de proteger un vehículo con keyless?

Relay Attack

Tal y como apuntan en What Car?, la brecha existe, y la posición actual de los fabricantes es más o menos la de hacer oídos sordos. Algunas marcas han declarado que trabajan en mejorar los sistemas de seguridad, y colaboran con la policía y los seguros para controlar y solucionar estos casos de robo (los cuales han aumentado un 50% en los últimos 5 años). El problema es que los modelos no tan modernos con sistema keyless no disponen de los sensores de movimiento que desactivan las llaves cuando no las llevamos encima, por lo que cuentan con una vulnerabilidad permanente que el fabricante se limita a ignorar.

Algunas de las soluciones más sencillas pasan por utilizar fundas protectoras que actúan a modo de caja de Faraday, de forma que la llave está completamente aislada del exterior y así las ondas de radio que emite no podrían replicarse. Esto al final nos obligaría a extraer la llave cada vez que nos acercamos al vehículo (el sistema keyless dejaría de tener sentido).

Antirobo volante

Otra de las recomendaciones pasa por usar un pitón de bloqueo del volante, una medida rustica que quitaría glamour a tu flamante vehículo, sin embargo parece ser tremendamente efectiva, ya que los ladrones suelen ignorar los vehículos con esta tosca protección debido a las complicaciones que supone retirarlo a la fuerza.

Naturalmente, las probabilidades de que tu vehículo con Keyless sea robado dependerá de la zona en la que residas, lo llamativo que sea tu coche y las facilidades y dificultades que ponga el propio vehículo a la hora capturar el código cifrado. Si lo que quieres es poder dormir tranquilo, la opción más segura pasa por acudir a tu concesionario y preguntar por la posibilidad de desactivar el sistema y hacer uso de la llave tradicional de siempre. Problema solucionado de raíz.