El stick HDMI de Xbox está cada vez más cerca: así es Keystone

Microsoft va muy en serio con el gaming, y su objetivo es vendernos su Game Pass tanto si compramos una consola Xbox como si no. Desde hace ya bastante tiempo, existen rumores de que Microsoft podría sacar un dongle, es decir, algo así como su propio Chromecast para que los usuarios de su servicio de videojuegos puedan disfrutar en cualquier televisor del servicio en la nube, algo similar a lo que hizo Google con Stadia. El nombre en clave de este stick HDMI de Microsoft es ‘Keystone’, y ahora sabemos que Microsoft sigue puliendo sus detalles para que pueda llegar al mercado lo antes posible.

Microsoft necesita su propio dongle HDMI para Xbox Cloud Gaming

El juego en la nube no ha terminado de asentarse, pero Microsoft sigue trabajando duramente para que su servicio sea la mejor alternativa a Stadia y Nvidia GeForce Now. Si analizamos la competencia de los de Redmond en este mercado, encontraremos un elemento en el que hoy por hoy, los de Satya Nadella van por detrás: el hardware para los que quieren disfrutar de Xbox Cloud Gaming. Nvidia supo enfocar muy bien sus dispositivos Shield TV para que sus usuarios pudieran aprovechar el juego en la nube de la compañía. Y Google, aunque no tuvo un buen comienzo con Stadia, utilizó el Chromecast Ultra para que los usuarios que no tienen consolas pudiesen acceder a su servicio. De hecho, lo hicieron con una oferta de lanzamiento muy atractiva que combinaba el mando de Stadia con uno de estos dongles.

Pues bien, según ha podido saber el medio Windows Central, Microsoft está trabajando para tener listo lo antes posible el Keystone, es decir, el dongle que permitirá a los usuarios acceder al catálogo de juegos en la nube de Microsoft sin necesidad de PC o Xbox.

Un largo camino de prueba y error

keystone microsoft

Sin embargo, parece que en Redmond se lo están tomando muy en serio, y quieren probar todas las alternativas posibles hasta dar con el producto perfecto. Según declaraciones de los propios responsables de Microsoft, el objetivo de la compañía es que cualquier usuario pueda jugar a Xbox tenga el dispositivo que tenga, tal y como anunciaron el pasado año. Y para lograr esa meta, el Keystone será una pieza fundamental en el rompecabezas. Sin embargo, los ingenieros de Microsoft siguen explorando todas las vías hasta dar con el dispositivo correcto:

Como parte de cualquier viaje técnico, estamos evaluando constantemente nuestros esfuerzos, revisando nuestros aprendizajes y asegurándonos de que estamos aportando valor a nuestros clientes. Hemos tomado la decisión de abandonar la actual iteración del dispositivo Keystone. Tomaremos nuestros aprendizajes y volveremos a centrar nuestros esfuerzos en un nuevo enfoque que nos permitirá ofrecer Xbox Cloud Gaming a más jugadores de todo el mundo en el futuro.

Esto significa casi con total seguridad que no veremos el anuncio del Keystone en la próxima presentación de Xbox y Bethesda que se celebra el próximo 12 de junio. No obstante, que hayan abandonado la actual iteración no significa que el desarrollo vaya a partir de cero, pues la compañía lleva ya un par de años desarrollando este dispositivo.

Mucho se ha especulado sobre cómo será este dongle. Microsoft podría haber atajado utilizando Android AOSP, pero, a juzgar por el tiempo que está tomando diseñar este producto, todo apunta a que utilizarán su propio sistema propietario basado en Windows o el sistema de Xbox. De hecho, ya se filtraron varios documentos en los que este nuevo sistema aparecía como ‘ERA‘ o ‘GameOS‘. Tocará esperar un poco más para que nos saquen por fin de dudas.