Convierten el mando de Super Nintendo en una consola retro portátil

Si quieres tener una Super Nintendo en el bolsillo, lo más cómodo es optar por una carcasa con la GPi Case. Pero si lo que buscas es tener la mejor Super Nintendo portátil, entonces mira esta que han fabricado a partir del mando original de la propia consola de Nintendo.

Super Nintendo portátil

Existen muchas formas de disfrutar de ciertos clásicos de los vídeojuegos y los emuladores son una de las opciones preferidas por muchos usuarios. Si además pueden disfrutar de ellos en dispositivos portátiles, más aún.

Por ello, proyectos como éste, que convierte el mando original de la Super Nintendo en toda una consola portátil, resultan tan llamativos. Y eso que no es nada realmente nuevo, ya hemos visto formas de llevar la icónica consola de Nintendo en el bolsillo, pero hacerlo modificando su propio mando es cuanto menos llamativo. Aunque no es algo que esté al alcance de cualquiera.

El proceso que se muestra en estos vídeos (los tienes al final) ya deja claro desde el principio que no basta con comprar cuatro piezas y unirlas, requiere también de un poco de trabajo de artesanía para coger el mando original de la consola y hacerle hueco a los diferentes componentes que se van a usar, desde la placa Raspberry Pi Zero hasta la pantalla LCD, batería y otros elementos. Algunos de ellos incluso hay que modificarlos para adaptarlos.

No obstante, el resultado final no puede ser más llamativo y atractivo. Lo que consigue es crear una Super Nintendo portátil que podrás llevar a cualquier parte. Aunque hacer algo similar te va a llevar mucho tiempo y necesitarás tener conocimientos algo avanzados para configurar el controlador a través del conector GPIO.

Si quieres o te animas a fabricarte tu propia Super Nintendo portátil en el propio mando de la consola de Nintendo, estos son los componentes usado por Restore Tecnique en este proyecto:

  • Mando original de Super Nintendo
  • Raspberry Pi Zero
  • WaveShare GamePi15
  • Tarjeta de memoria microSD para sistema operativo y juegos
  • Batería Little Bird 3.7V 600mAh
  • Placa Micro USB breakout
  • Placa con salira Mini HDMI
  • SPDT Slide Switch
  • Cables y otros componentes para el ensamblaje y conexión
  • Mucha paciencia

La satisfacción del reto

Es probable que tras ver esta modificación y muchas otras que hay y de las que en ocasiones te hemos hablado pienses: ¿qué le ven de atractivo a tanto esfuerzo y trabajo?

La respuesta no es otra que la propia satisfacción personal al ser capaz de conseguir algo que hace años parecía imposible. Y es que la potencia que dispositivos como las Raspberry Pi y similares ofrecen a día de hoy es tanta que para muchos proyectos de este tipo son soluciones ideales.

Además, es cierto que entre el tiempo invertido y los componentes el precio final a veces se dispara respecto a lo que muchos pensarían que sería lo máximo que gastarían en poder jugar a juegos de consolas retro. Pero qué más da, para el que tiene alma de maker lo importante aquí es el reto y lograr lo que han imaginado da un nivel de satisfacción que sólo entiendes cuando consigues algo similar.

Para el usuario avanzado lograr convertir el mando de la Super Nintendo en una portátil puede ser lo más, pero para muchos con un nivel mucho menos basta con ser capaz de coger una Raspberry Pi, instalarle un sistema operativo y trastear con muchas de sus opciones, desde emuladores hasta convertirlo en un sistema que filtre la publicidad que ves en internet, etc.