Por favor, no regales tecnología por San Valentín

Tecnologia en San ValentínSi estás pensando en qué regalar para el Día de los Enamorados, vamos a ayudarte en El Output, pero no de la manera habitual. Porque nuestra recomendación es que no regales tecnología este San Valentín. En serio. Ya sabemos que tienes alma de geek, y a lo mejor la otra persona también, pero te explicamos los motivos por los que la tecnología es un mal regalo para tu pareja.

Parece mentira que seamos unos nerds y, sobre todo, que nos atrevamos a dar algún consejo sobre relaciones o San Valentín. Pero lo cierto es que, con la sabiduría que nos da el fracaso (que decía la canción), sí te podemos decir que, para estas fiestas de los enamorados, no regales tecnología.

Casi nunca vas a quedar bien y te explicamos por qué y las maneras en las que te va a salir el tiro por la culata.

No se te ocurra regalar electrodomésticos, ni nada para la casa

Esta es una de las peores ofensas a la hora de regalar tecnología. Tu pareja cree que por fin vas a ser romántico con ese fin de semana en París y, al abrir el regalo, saca una plancha.

Tus ojos brillan, le dices que es última tecnología, se conecta a Internet como todo ahora y puedes tuitear con ella. Mientras, la otra persona solo le ve un uso y tiene que ver con tu cara, planchando esa expresión que tienes.

Cualquier cosa que tenga que ver con la casa es un mensaje nada sutil de que el otro se va a encargar de cocinar, limpiar o planchar. De que tu idea del ocio y el amor es que tu pareja haga las cosas pesadas.

Imposible demostrar menos tacto… O no.

No se te ocurra regalar juegos si no sabes los gustos del otro

Regalar tecnología no es buena idea

Suele pasar que, en las parejas, hay un aficionado a algo tecnológico y otro que soporta el hobby con paciencia. Si ese es el caso del gaming, no se te ocurra regalar a la otra persona un juego si no sabes perfectamente qué le gusta, qué tiene o qué no.

Las caras de incomodidad cuando descubre que ya se ha pasado dos veces el título que está desenvolviendo, que va de un género que odia o que le has regalado a Mario, cuando le traumatizó de pequeño, son imposibles de disimular.

No se te ocurra regalar otra pantalla a la que quedarse pegado

La tecnología prometió unirnos, pero la realidad es que nos ha separado más que nunca y, mientras caen la democracia y nuestro modo de vida, gracias a las redes sociales, estamos más solos y aislados que nunca.

San Valentín va de todo lo contrario (o eso me han dicho). San Valentín es la oportunidad para conectar de verdad, sin pantalla de por medio, ni luz azul en la cama hasta las tantas.

No se te ocurra regalar, en general, nada tecnológico

Y eso se debe a dos cosas. La tecnología es muy personal y, la que es buena, no suele ser barata.

Así que, si tu pareja dice que necesita un móvil, y tú le regalas el teléfono de 100 euros de turno, la estás condenando a que cada vez que use el móvil sea para chatear con sus ex.

O si es un amante del sonido, y le regalas esos auriculares que suenan a lata (o algo que no sea de su marca de preferencia, si se da el caso) se verá atrapada con algo que no le gusta, pero que le obligas a usar, para mantener la vana ilusión de que la cosa va bien.

Y así con todo: pulseras que miden la actividad, ordenadores, consolas… Los verdaderos geeks somos demasiado especiales como para dejar la tecnología en manos de otros.

Y si nuestra pareja no es techie, pero nosotros sí, no va a tener ninguna ilusión cuando abra el regalo, saque una Raspberry y pregunte qué narices es eso.

¿Y qué regalar por San Valentín entonces si no es tecnología?

El mejor regalo para San Valentín

Pues todos los estudios demuestran que los mejores regalos son experiencias y no otro trasto que estar cargando todo el rato. Así que prueba con esa experiencia compartida.

Un viaje, un spa, una cena, una actuación o espectáculo…

Yo no tengo ni idea, pero me han dicho que hay una vida ahí fuera, en serio. Mejor disfrutarla y compartirla juntos, ¿no crees?

De verdad que no nos hemos vuelto luditas ni nos ha entrado el miedo a Skynet. Pero, en serio, este San Valentín prueba a salir al mundo real y tener una conexión con tu pareja que no sea por Wi-Fi.

Y si no, compra un vale de Amazon. Nos lo agradecerás.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.