5 juegos de Switch a los que he jugado recientemente y me han encantado

5 juegos de Switch a los que he jugado recientemente y me han encantado

Daniel Marín

La Nintendo Switch ha consagrado con los años un enorme catálogo de juegos. No obstante, a la hora de entrar a la eShop o a una tienda de videojuegos, puede resultar difícil decantarse por un título en concreto. El post de hoy va a ser un poco diferente, pues va a ser bastante personal. En él, hablaré de cinco títulos que he jugado personalmente en la consola híbrida de Nintendo este año y que recomiendo si estás buscando nuevas aventuras que disfrutar.

Estas son mis recomendaciones después de haber probado unos cuantos juegos para la consola de Nintendo durante estos meses.

Metroid Dread

La quinta entrega de la línea principal de las aventuras de Samus Aran fue el juego con el que inicié este año 2022. No sé cuántas veces habré jugado a Zero Mission y Fusion en la Game Boy Advance, así que esta secuela no podía faltar en mi colección.

Puede que Metroid Dread se retrasara años y años, pero debemos agradecer al destino que el desarrollo acabara en manos de MercurySteam. Dread es un juegazo de principio a fin. El equipo ha entendido completamente la saga y a nosotros, los jugadores. Durante las primeras horas me sorprendió la dificultad, pero más tarde, agradecí el reto. El estudio español sabe de sobra que los que jugamos a Metroid ya no somos niños. Por ese motivo, han querido darle ese toque Souls que impide que te pases el juego en una tarde. Narrativamente es brillante. El diseño de escenarios y personajes también es espectacular.

Esperemos que esta asociación entre Nintendo y MercurySteam Entertainment sea duradera y que podamos ver obras con este nivel de calidad como un remake de Metroid Fusion.

Kirby’s Dream Buffet

Salió hace unos días y ya se ha convertido en uno de mis juegos favoritos de Fiesta para Nintendo Switch. Este título digital de HAL Laboratory recuerda bastante a Fall Guys, aunque el gameplay se siente realmente mucho más divertido y original. Es un juego de carreras centrado en el multijugador (local y en línea) en el que llevaremos a Kirby rodando por los escenarios al más puro estilo Monkey Ball. El objetivo es simple: llegar a la meta siendo el Kirby que más se ha atiborrado a fresas.

No esperaba demasiado de este juego, pero me ha sorprendido. El modo Grand Prix es mostrado al jugador como un menú del día. Los platos (es decir, los circuitos y pruebas) se eligen de forma aleatoria, a diferencia del sistema que vemos en juegos como Mario Kart. Cada partida tiene dos carreras, un minijuego de bonus y una pelea final que recuerda muchísimo a Super Smash Bros, solo que con vista cenital y con las fresas siempre como objetivo.

Las mecánicas de Kirby están perfectamente implementadas en Kirby’s Dream Buffet. El juego está muy bien balanceado, y los escenarios son coloridos, creativos y altamente comestibles. Cuesta unos 15 euros en la eShop y es un juego perfecto para partidas rápidas con tu pareja, amigos o en familia.

Dragon Quest XI: Ecos de un Pasado Perdido – Edición Definitiva

Este juego es casi tan antiguo como la propia Nintendo Switch, aunque esta edición salió en 2019. No jugué en su día, y hace poco me dio por probar. Será un juego de corte clásico, con mecánicas que podrían verse algo antiguas y un diseño de UI que puede alarmar a más de uno. Sin embargo, para mí fue amor a primera vista. Es posible que sea uno de los juegos más infravalorados que hay para esta consola.

La undécima entrega de Dragon Quest es muy continuista con su saga. Su historia tampoco es la más elaborada del mundo, pero sus personajes, los gráficos y su complejo mundo son una demostración de lo que es echar valores de producción de un videojuego. Solo por la música, los personajes de Akira Toriyama y la complejidad de cada pueblo y ciudad del mundo, merece la pena darle una oportunidad incluso en Switch, donde gráficamente se ve muy bien.

Live A Live

Live A Live se lanzó en Japón en 1994 para Super Famicom, pero jamás llegó a tener una versión para occidente. Su remake llega casi 30 años más tarde, y nos ha hecho entender muchas cosas del género.

Live A Live es un juego experimental. Está a medio camino entre un JRPG y una novela visual. En él nos muestran siete historias independientes, cada una en un marco temporal diferente. Las historias son realmente cortas. Los combates en cuadrícula son meramente anecdóticos. Sin embargo, el juego nos ha dejado ver que muchos de los JRPG que llegaron a nuestras manos estaban inspirados en esta obra. Sin ir más lejos, Live A Live es la semilla que dio origen a Octopath Traveler —así como muchos otros, y probablemente, el causante de que me animara a probar esta obra de culto noventera. Con la gracia de que este juego es mucho más atrevido que Octopath y otros títulos que beben de él. No obstante, algunas personas que jugaron al original en japonés aseguran que su lenguaje ha sido suavizado y ligeramente infantilizado.

De todos los juegos que voy a hablar en este post, este es sin duda el más personal. Live A Live no es para todo el mundo. A mí me ha enamorado por el diseño HD-2D, la música y la narrativa. Si quieres darle una oportunidad, mi recomendación es que pruebes la demo que hay en la eShop. Si te convence, la versión completa te dejará retomar el juego en el mismo punto en el que lo dejaste.

Shin Megami Tensei V

Lo reconozco. Llevo jugando toda la vida a Pokémon, pero nunca le había dado una oportunidad a un ‘Megaten’. Sin embargo, a partir de ahora, los de Atlus pueden ir contando con mi dinero cada vez que piensen en sacar un juego de esta franquicia.

En cuestión de un par de horas, SMTV se convirtió en mi juego favorito de lo que llevo de año. Creo que le he dedicado más de 80 horas en total, y no descarto volver a jugarlo desde cero en un futuro.

Su premisa es sencilla. Nos ponemos en los pies de un estudiante que vive en una ciudad de Tokio en la que no paran de suceder eventos extraños. En un abrir y cerrar de ojos, acabaremos en el Inframundo —más perdidos que Wally en el Wanda Metropolitano—. Para sobrevivir, un misterioso Protoscuro nos propondrá fusionarse con nosotros, formando una sola criatura. Poco después, seremos informados de lo que ha ocurrido con en nuestro mundo, pero con cuentagotas. El desarrollo es lento, pero la historia es realmente buena y tiene sentido el ritmo al que nos la presentan.

En el Inframundo (o Da’at), nuestro Nahobino tendrá que luchar por sobrevivir luchando contra demonios de todo tipo y reclutándolos en divertidísimas negociaciones. El diseño de las ciudades es en sí mazmorras. El mapa es poco descriptivo a propósito para que tengas que explorar y descubrir cómo llegar a los distintos puntos clave.

Sin embargo, lo que hace grande a Shin Megami Tensei V son los combates. El juego tiene el mejor sistema de combates por turnos que he visto jamás en un videojuego. La mecánica se pilla con mucha facilidad, pero el juego no te lo pone fácil. Para cada cita importante, tocará reclutar a nuevos demonios, así como fusionarnos con sus esencias para cambiar nuestras fortalezas, debilidades o aprender sus movimientos. Esto, sumado a que puedes fusionar demonios para obtener nuevas criaturas, hace que te recomiende sí o sí este juego si eres fan de Pokémon.

¡Sé el primero en comentar!