Tu próximo hotel podría ser un Atari (sí, la marca de las consolas)

Una de las marcas más míticas del mundo de los videojuegos prepara el salto al mundo hotelero. Suena extraño, pero es completamente real. Se trata de Atari, que ha firmado un acuerdo con el grupo GSD para construir por el territorio de Estados Unidos una serie de hoteles temáticos inspirados en la historia de la marca.

El hotel perfecto para los amantes de los videojuegos

Juegos Atari

Si analizamos los detalles que han compartido, puede que hasta tenga sentido. La marca tiene la intención de crear un complejo de hoteles específicamente orientados para los entusiastas de los videojuegos, de forma que en las nuevas instalaciones los clientes puedan disfrutar d experiencias de realidad virtual, realidad aumentada e incluso cabría la posibilidad de celebrar eventos esports en ellos.

“Atari es una marca mundial icónica que resuena entre personas de todas las edades, países, culturas y orígenes étnicos, y no podemos esperar a que nuestros fanáticos y sus familias disfruten de este nuevo concepto de hotel”, asegura Fred Chesnais, CEO de Atari.

El primero de los hoteles se inaugurará a mediados de año en Phoenix, Arizona (su construcción acaba de comenzar), y le seguirán otros en Austin, Chicago, Denver, Las Vegas (obviamente), San Francisco, San José y Seattle.

Un negocio con un sector muy marcado

Para Atari las cuentas son bien sencillas. Teniendo en cuenta que 2.500 millones de jugadores repartidos por todo el mundo gastaron más de 152.000 millones de dólares en videojuegos durante el 2019, no hay duda de que dicho sector podría tener un hueco muy interesante en el mundo hotelero.

¿Dispondrán las habitaciones de una pequeña Atari Flashback para recordar viejas glorias? Esperemos al menos que las suites cuenten con alguna. Lo que seguro que sí habrá será un salón recreativo para que los clientes puedan echar algunas partidas a más de un clásico, aunque eso de realidad virtual y realidad aumentada nos ha llamado bastante la atención.

Aunque quizá lo que más nos llamaría la atención sería ver un hotel ambientado en los años 70, con televisores de tubo antiguos, trabajadores con trajes de la época y un buen catálogo de juegos propios de la década. Sí, hemos echado a volar la imaginación, pero, ¿a quién no le gustaría echar un fin de semana en semejante resort retro?