Así se tendría que reparar un DualSense con problemas de drifting en los sticks analógicos

El problema de drifting del DualSense está dando mucho de qué hablar. La situación ha llegado a tal punto que hasta un bufet de abogados ha presentado una demanda contra Sony por el mal funcionamiento del mando, y es que, tal y como podrás ver en el siguiente vídeo, ciertos componentes internos están destinados al fracaso.

¿Cuándo va a dejar de funcionar mi DualSense?

DualSense PS5

Que un mando de control que cuesta 75 euros (menos de 56 euros ahora con la oferta actual de Amazon) vaya a dejar de funcionar en el futuro es algo que duele y molesta saber. Pero es la pura realidad. En iFixit han querido demostrar el origen de los problemas de drifting de DualSense, y han confirmado que no es un error propio como tal, sino un error heredado de algo que ya conocíamos desde hace tiempo.

Y es que DualSense utiliza los mismos componentes electrónicos relacionados con los sticks analógicos que podemos encontrar en los DualShock 4, y los mandos de Xbox One y controlador Xbox One Elite. Esto significa que por mucha tecnología extra que incluya, DualSense seguirá sufriendo uno de los problemas más comunes de los últimos años, y todo es por un componente que no termina de evolucionar.

Los joysticks de ALPS

Reparar Sticks DualSense

La compañía detrás de estos componentes es ALPS, y ha estado vendiendo sus productos durante años a Microsoft y a Sony, pero también a Nintendo, ya que estos sticks también están presentes en el Pro Controller de Switch. Es un magnífico producto, sin embargo, tiene un problema muy grave, y es que la suciedad y el uso prolongado acaba afectado a sus potenciómetros.

Los potenciómetros son los encargados de calcular la posición exacta del stick midiendo la variación de voltaje que se produce al mover las piezas. Estos potenciómetros están formados por unas pistas de carbono y unas piezas móviles que producen el contacto y la correspondiente circulación de corriente.

Este rozamiento es uno de los problemas que producen la aparición de inexactitud en los controles, ya que, tras mucho uso (algo que también consumirá batería en el DualSense), estas pistas de carbono pueden deteriorarse y perder conductividad, lo que se traduce en imprecisiones de lectura del voltaje. Pero como bien apuntan en iFixit, no todo recae sobre la durabilidad de los propios sticks, también entran en juego los agentes externos, y hablamos obviamente de la suciedad.

Cuidado con los cheetos

Reparar Sticks DualSense

Por mucho que lo evites, el polvo y la suciedad acaba entrando en lo más profundo del mando, y como no podía ser de otra forma, uno de esos rincones secretos son los huecos internos de los potenciómetros de los sticks. Cualquier tipo de obstáculo que se pongan en el camino del potenciador provocará errores de lectura, por lo que este podría ser otro de los problemas de esos movimientos fantasmas provocados por el stick analógico.

¿Tiene el DualSense fecha de caducidad?

Reparar Sticks DualSense

Teniendo en cuenta estos factores, iFixit se ha pasado por la documentación oficial de ALPS para comprobar la durabilidad de sus componentes, y tal y como han podido averiguar, los sticks prometen una durabilidad de 2 millones de ciclos, los que según ellos se traduciría en una 400 horas de juego. Dicha cifra podría ser un poco alarmante, ya que calculando una media de 1 hora diarias de juego (cantidad bastante reducida), el mando dejaría de funcionar a los 400 días, una durabilidad bastante escasa teniendo en cuenta que no llegaría al año y medio de vida. Y eso sin contar que podemos conectar el DualSense al Nvidia Shield TV, lo que reduciría todavía más su ciclo de vida.

¿Cómo limpiar el DualSense?

Sabiendo que una buena limpieza podría alargar la vida de tu mando, probablemente te estés preguntando cómo limpiarlo, y es aquí donde nos encontramos con otro problema. La pieza interna de los sticks analógicos están soldadas a la placa interna del mando, por lo que no es posible retirarla con facilidad, ya sea para limpiar los contactos o para cambiarla por una nueva.

En ese caso tendrás que desoldar los puntos (14 nada menos) para poder despiezar los componentes y acceder a la pista de carbono. Una pasada con un bastoncillo mojado en alcohol isopropílico debería de ser suficiente para arreglar cualquier tipo de suciedad estancada, aunque lo peor será llegar hasta el lugar.

Algunos tutoriales publicados en YouTube enseñan a colar el bastoncillo entre las piezas, pero deberás de tener en cuenta que podrías partir el plástico y quedarte sin mando definitivamente. De ti depende.