Qué tiene que hacer el E3 2023 para volver a ser la mejor feria de videojuegos

Con el paso de los años las ferias de videojuegos han ido atomizándose hasta dejarnos apenas un par o tres por las que merece la pena esperar que se celebren. Una es la Gamescom que tiene lugar en Colonia, otra la célebre Tokio Game Show y, por supuesto, el E3 de Los Ángeles, que entre la pandemia y que no se ponen de acuerdo en cómo celebrarla, ha desaparecido del mapa en este 2022 que ya cruza su ecuador.

¡Vuelve el E3 de Los Ángeles!

Hace unos días saltaba la noticia de que la ESA venía a confirmar que en 2023 tendremos una nueva edición del famoso E3 de Los Ángeles y que, de cierta manera, vendría a recuperar el formato que ya traía de años atrás cuando la pandemia no había golpeado el mundo, mezclando mucho de presencial pero dejando un hueco para eventos online que podrán disfrutar en todo el mundo. El encargado de hacer este anuncio fue su director ejecutivo que, en declaraciones al Washington Post, no dudaba en comentar cómo ven que será el regreso de la feria más importante de videojuegos del mundo.

Pero claro, que el organismo que organiza la feria diga que el E3 va a volver no significa que en realidad ocurra algo así porque, aunque no lo parezca, el mercado de las compañías y la forma de trabajar ha cambiado tanto, que lo mismo nos encontramos con un fiasco monumental que deja las intenciones en simple papel mojado.

Así las cosas, ¿qué debe ocurrir para que el E3 2023 de Los Ángeles vuelva por donde solía, convertida la ciudad de las estrellas en un hervidero de actividad centrada solo en videojuegos?

Cómo debería volver el E3 2023

Nadie duda de la capacidad de la ESA para coger el centro de exposiciones de Los Ángeles y ponerlo al servicio de la industria para llenar sus pabellones de stands y pequeños puestos donde los creadores de videojuegos buscan encontrarse con publishers o periodistas que más tarde amplificarán sus mensajes por los medios de todo el planeta. Pero otra cosa es que cuando las empresas se pongan a echar cuentas, confirmen que viajar hasta allí lo mismo no les compensa, máxime si solo se trata de una campaña de imagen.

E3 de Los Ángeles.

Desde 2020 el mundo está cerrando acuerdos por videoconferencia, presentando videojuegos online y reuniéndose a través de Zoom, Teams o Google Meet, por lo que hacer el enorme esfuerzo de trasladar hasta Los Ángeles a decenas de personas puede ser un gasto que muchos no quieran asumir. Es más, antes de la pandemia varios grandes dejaron de aparecer por las calles de la ciudad californiana y transformaron sus tradicionales (y esperadas) conferencias pre-E3 en eventos online enlatados: ahí tenéis a Nintendo y sus Direct o Sony con los State of Play.

Solo Microsoft parece decidida a mantener la tradición en el famoso Galen Center, amén de que sigue acumulando marcas como Bethesda o Activision que organizaban conferencias independientes en la feria, por lo que al pasar a las manos de los de Xbox son menos citas interesantes disponibles. Otra de las clásicas, Ubisoft, no tenemos muy claro el camino que está tomando, entre rumores de que podría dejarse querer para ser comprada; o Electronic Arts, otra de las grandes con evento propio que supuestamente ya está en proceso de adquisición (o eso intenta) con varios pretendientes desvelados. Si estos nombres no organizan conferencias previas a la feria, ¿qué nos queda de un hipotético E3 2023 presencial?

La única opción que le queda a la feria de Los Ángeles para mantenerse a partir de 2023 es que las empresas que han participado hasta hace cinco años vuelvan: Nintendo y Sony sobre todo, y si lo hacen con nuevas consolas raras y de edición limitadas, mejor que mejor. Y lo hagan convencidas de que su presencia es importante para la buena salud de la industria y de los millones de fans en todo el mundo que echan de menos que el viejo E3 vuelva por sus fueros. Si no, volveremos a una edición descafeinada.

¡Sé el primero en comentar!