Los sobres de FIFA y las cajas de Apex hacen millonaria a EA

Los sobres de FIFA y las cajas de Apex hacen millonaria a EA

Carlos Martínez

Si alguna vez has comprado algún componente adicional de un juego o has realizado compras dentro del mismo para conseguir accesorios y atuendos extras, probablemente te hayas preguntado cuántas personas habrán hecho lo mismo que tú y cuándo dinero habrá ganado la marca con ello. Pues bien, hoy tenemos la respuesta.

Millones de transacciones generan millones de dólares

FIFA Points

Los últimos resultados financieros de EA han dejado ver cómo el negocio de las microtransacciones es la mejor idea que ha podido implantar EA en los últimos años. Podrás estar a favor o en contra, pero no hay duda de que la estrategia es una auténtica mina de oro para las compañías, y si no, sólo hay que echar un ojo a las últimas cifras compartidas por EA relacionadas con el último trimestre fiscal.

Tal y como reza el documento oficial, la compañía facturó nada menos que 993 millones de dólares en microtransacciones, o en “Live Servvices” como ellos mismos llaman. Si atendemos a la gráfica, podemos ver como estas ventas han triplicado la de los propios juegos, por lo que los ingresos de estas microgestiones suponen ya el 69% de los ingresos de la marca, siendo un 22% el de los propios juegos y un 9% el de móviles.

Un año de éxitos

TOTY FIFA 20

A lo largo del año, EA ha experimentado un crecimiento abismal en este tipo de ventas gracias a la aparición de juegos como Apex Legends, aunque muchos de los grandes responsables del grueso general de ventas se los llevan grandes conocidos como FIFA y Madden, dos títulos que tienen una gran base de microtransacciones implementada por sus adictivos juegos de cartas.

¿Hasta cuándo seguirá el negocio funcionando?

A lo largo del pasado año EA se ha encontrado con bastantes problemas por el camino. Las prácticas implementadas para hacer más exitosas sus microtransacciones rozaban (y en más de una ocasión sobrepasaban) los límites del juego adictivo, y teniendo en cuenta que el público general al que van dirigidos sus juegos es menor de edad, convertía en la operación en una polémica acción comercial que le ha acabado llevando a los tribunales en más de un país.

En bélgica, por ejemplo, se han prohibido el uso de este tipo de sistemas de entretenimiento basado en compras adicionales, por lo que, si la cosa se regulara a nivel global, EA dejaría de ingresar 1.000 millones trimestrales. Ahí es nada.