EA tendrá que pagar 10 millones de euros por sus cartas de FUT

EA tendrá que pagar 10 millones de euros por sus cartas de FUT

Carlos Martínez

Electronics Arts ha defendido a capa y espada su modalidad de recompensas por microtransacciones, y motivos no le faltan, y es que se trata de la mayor fuente de ingresos de la compañía a través de juegos como FIFA. Pero muchos gobiernos están comenzando a tomar cartas en el asunto, como el de Holanda, que obligó a la compañía a retirar el formato. ¿Lo hizo? Pues no.

Una multa de 10 millones de euros

FIFA FUT

Así de claro ha sido la Autoridad del Juego de los Países Bajos (Kansspelautoriteit, Ksa), que es la organización que ha impuesto una orden administrativa a Electronics Ars Inc y Electronic Arts Swiss Sàrl de 5 millones de euros a cada uno por violar la Ley del Juego con sus Packs en FIFA.

Todo se remonta al 2018, que es cuando la Ksa elabora un estudio cuyas conclusiones reflejan una relación entre el juego de azar y los packs de cartas de Ultimate Team. Según la organización, las cajas de botín generan un principio de adicción al juego que no debe de estar al alcance de los menores de edad, y dado que FIFA es un videojuego pensado para todos los públicos, es ahí donde nace el problema.

Orden de retirada

FIFA Kinder lootboxes

Por esta razón, la Ksa pidión a todas las empresas de la indrustria del videojuego que adaptaran sus juegos para que no infringieran la Ley de Apuestas del país, y aunque muchas tomaron nota, parece que Electronic Arts Inc y Electronic Arts Swiss Sàrl no hicieron caso.

Según las leyes, aquellas empresas que ofrezcan juegos de azar deben de contar con una licencia especialmente creada para ello, y además, jugadores menores de edad no podrían tener acceso a ella. La Ksa ha estado detrás de Electronic Arts en FIFA 18 y FIFA 19, y aunque te pueda parecer juegos demasiado antiguos como para entrar ahora en pleitos, en realidad todo se debe a los lentos procesos burocráticos que terminan retrasando todo.

¿Qué dice EA de todo esto?

FIFA FUT

La defensa de EA se basa en que los packs de FIFA Ultimate Team no se pueden considerar mecanismos de azar ya que lo que ofrecen no se puede convertir en dinero. Al final, defienden que FIFA es un juego de habilidad, y no de azar, y apuntan a que no hay evidencias de que los paquetes de Ultimate Team sean adictivos.

Pero en la Corte tenía las cosas claras, y en lugar de dejarse convencer por esas defensas, admitieron que sabían perfectamente que hay cartas de gran valor que llegan a venderse por 2.000 euros (mediante traspaso de cuentas), y que a fin de cuentas muchísimos usuarios pueden desvincular el motivo principal del juego para centrarse en comprar cartas.

Algo que sí pidió EA es que la multa no llegara a hacerse pública, ya que mancharía su imagen y reputación, pero el tribunal dictaminó que el interés público serviría para concienciar de este tipo de prácticas ilegales y sería de mayor utilidad que la de preservar la reputación de la marca.