Falso: Walmart no ha dejado de vender videojuegos violentos por el tiroteo de Texas

Estos días atrás empezó a correr la noticia (especialmente en redes sociales) de que Walmart había retirado los videojuegos violentos de sus estanterías tras el terrible tiroteo vivido en Texas el pasado 4 de agosto. Sin embargo, la noticia no es cierta: se trata de un bulo creado a partir de otra decisión que sí que tomó la cadena tras lo sucedido. Te lo aclaramos todo.

Walmart no ha retirado los videojuegos violentos de sus estanterías

A principios de este mes de agosto, un tiroteo a manos de un supremacista blanco se cobró la vida de 22 personas y dejó heridas a otras 24. Los acontecimientos se iniciaron en un Walmart (una conocida cadena de grandes almacenes de EEUU), dentro de un complejo comercial en El Paso (Texas, Estados Unidos), reavivando de nuevo con ello el eterno debate en el país sobre la tenencia de armas por parte de los ciudadanos.

No es el único tema que se ha comentado con insistencia a raíz de lo ocurrido. Días después del tiroteo, empezó también a circular una información que apuntaba que Walmart había decidido dejar de vender videojuegos violentos en sus tiendas. Es probable que lo leyeras por ejemplo en Twitter, donde se viralizó rápidamente la noticia de que Walmart tomaba esta medida pero, paradójicamente, seguiría vendiendo armas.

Regulación armas en EEUU

Sin embargo, no es eso lo que ha ocurrido exactamente. Se trata de una información falsa, probablemente originada a partir de otra medida que sí que ha tomado la cadena, como bien confirma un portavoz de la misma a The Verge. Según explica, lo que han hecho es retirar “cierto elementos promocionales” de videojuegos o películas en los que aparezcan escenas violentas con el fin de mostrar su respeto a las víctimas y sus familiares y no incomodarlos con imágenes que les recuerden a lo sucedido.

Kenneth Sheppard, editor del medio estadounidense de videojuegos Polygon, se hizo con el documento interno que Walmart envió a sus trabajadores, en el que puede leerse que se pedía explícitamente que se apagaran pantallas o se retirase cualquier otro tipo de imágenes en las que se mostrasen momentos con carga violenta. Se señala que se desconecten las videoconsolas que muestren demos de juegos violentos, se comprobase que en las TVs de exposición no se mostraran tampoco escenas de este tipo de películas o incluso de competiciones de caza y hasta que se cancelaran eventos próximos de videojuegos que impliquen combates o la manipulación de armas:

Por tanto es falso que Walmart haya retirado títulos violentos de sus estanterías o vaya a dejar de vender estos contenidos en sus tiendas. Sí es cierto que, como indican en GizmodoES, la situación ha vuelto a reabrir el debate entre aquellos que opinan que este tipo de contenidos deberían estar mejor regulados, pero ese no deja de ser el eterno tema a sacar a relucir cuando quieren desviar la atención del problema que realmente importa: el fácil acceso que sigue existiendo a las armas en EEUU.