Por qué tu hijo necesita jugar a FIFA 23 todos los días

Por qué tu hijo necesita jugar a FIFA 23 todos los días

Carlos Martínez

Con la llegada de la nueva temporada escolar también se inicia un nuevo curso en el mundo virtual de FIFA. Son muchos (por no decir casi todos) los niños y jóvenes que abrazan con fuerza la llegada de la nueva edición de su juego favorito, y con él, entran en una espiral de partidas interminables que llegan a consumirles varias horas diarias. Pero, ¿tan bueno es el juego que desean jugarlo a todas horas?

La tarea diaria de jugar a FIFA

futbol femenino fifa 23.jpg

¿Es FIFA un juego excelente que engancha? Puede que sí, pero en realidad también se esconde una mecánica que mantiene a los jugadores permanentemente conectados al juego. Si tienes a los pequeños en casa obsesionados con el juego o conoces a alguien que juega constantemente sin parar, vamos a explicar cuáles son los posibles motivos de esta conducta que casi los obliga a jugar absolutamente todos los días de la semana.

El maldito FUT

FUT, o FIFA Ultimate Team, es el modo por excelencia de FIFA. Se trata de la modalidad más jugada por los usuarios, y es que se trata de un divertido modo que permite crear tu propia plantilla a partir de una serie de cartas. Estas cartas no son más que una representación similar de los stickers o estampas coleccionables que llenan los clásicos álbumes coleccionables, por lo que ya de primeras hay una conexión entrañable que gusta.

Estas cartas se obtienen a partir de sobres que se consiguen ganando monedas (se obtienen al ganar partidos y retos) o, atención, comprando sobres en la tienda con dinero real. Es importante mencionar que los ingresos generados por la venta de sobres en FUT suponen el 30% de ingresos totales de EA, por lo que te puedes hacer una idea de la cantidad de dinero que mueven las estampitas.

El mejor equipo del mundo

FIFA FUT 23

Como es de esperar en un juego de fútbol, si puedes tener a los mejores jugadores del mundo, mejor que mejor. Y eso en FUT no iba a ser menos. Los usuarios quieren montar plantillas de ensueño, y para ello hay que acumular muchas monedas y ganar muchos partidos. Mientras más partidos ganes, más recompensas tendrás, y es aquí donde empieza la espiral de partidos interminables, y donde FIFA consigue retener al jugador para siempre.

No hay escapatoria

En FIFA FUT se pueden ganar monedas de muchos modos, pero siempre es haciendo lo mismo: jugando y ganando partidos. La pestaña de Jugar en FUT está formada por los siguientes apartados:

  • Momentos: Revive momentos clave de partidos históricos. Si los completas, podrás ganar Estrellas FUT, las cuales podrás canjear por sobres.
  • Squad Battles: Compite contra alineaciones de otros jugadores del mundo. Se juega contra la IA, y dependiendo de la dificultad elegida, recibirás más o menos puntos. Esos puntos te colocarán en una clasificación mundial que se reinicia semanalmente, y dependiendo de tu puesto, recibirás más o menos recompensas (sobres y monedas).
  • Division Rivals: Compite contra otros jugadores para subir de división y obtener recompensas semanales.
  • FUT Champions: La competencia por excelencia. Aquí se clasifican los mejores jugadores de FUT, y sus recompensas son muy jugosas.
  • Amistosos: Juega con otros jugadores sin perder (ni ganar nada).

Como podrás comprobar, hay modalidades de todo tipo, pero lejos de ser un caos en el que no saber qué jugar, EA ha organizado todo para que lo tengas perfectamente estructurado, y es aquí donde se genera el viaje sin retorno.

El apretado calendario

FIFA 23

Las recompensas que se obtienen en Squad Battles, Division Rivals y FUT Champions tienen fecha establecida. Las recompensas de Squad Battles se reparten los domingos por la mañana, las de Division Rivals los jueves, y la de las finales de FUT Champions los lunes (no las eliminatorias, que están disponibles durante toda la semana).

Este reparto de recompensas hace que los jugadores se planifiquen sus partidos, y dejen para más adelante otros cuyas recompensas se obtienen más adelante. Pero al final la fotografía final es bastante esclarecedora, ya que se ven obligados a jugar todos los días para poder aguantar el ritmo y poder competir en igualdad de condiciones con el resto de jugadores. El problema está en el número de partidos que se necesitan para alcanzar estos premios, ya que para conseguir resultados hay que escuchar muchas veces el pitido final. Por suerte para los padres, hay una manera de limitar el número de horas que se juega a FIFA. Sea como sea, estos son los partidos que hay que jugar en cada modo para conseguir resultados:

  • Squads Battles: Tienes 40 partidos para obtener la mayor puntuación posible.
  • Division Rivals: Necesitas 3 victorias para tener recompensa semanal, y 8 victorias para obtener la mejor recompensa de la división en la que estés.
  • FUT Champions: En el caso de superar las eliminatorias (mínimo 5 partidos para conseguirlo), la fase final te mantendrá ocupado todo el fin de semana (únicos días en los que se disputan partidos de finales de FUT Champions).

Ninguno de estos modos son obligatorios de jugar, pero obviamente cuando más completes más recompensas tendrás y más jugadores irás recibiendo. Por esa razón muchos jugadores se ven obligados a seguir a raja tabla cada competición, ocupándoles por completo la semana partido tras partido.

Haciendo cuentas, si asumimos que en Squads Battles se necesitan al menos 15 partidos para tener una puntuación medianamente normal que ofrezca una recompensa aceptable, que en Division Rivals necesites 20 partidos para subir de división y tener buenas recompensas, y que en FUT Champions te ofrece 10 partidos semanales para clasificarte a las finales, estaríamos hablando de un total de 11,25 horas semanales de FIFA.

Y eso sin contar con las competiciones de FUT Champions de los fines de semana ni los partidos extra que todavía podrías jugar para obtener más beneficios. Por ejemplo, hay objetivos que te regalan jugadores si juegas partidos amistosos con determinadas condiciones. Por ejemplo, «ganar seis partidos amistosos con tres jugadores alemanes y otros tres de la liga italiana en el 11 inicial». Esta es la dinámica tradicional al comenzar un equipo en FUT y con un nivel de juego normal. Si eres un jugador muy avanzado o profesional, normalmente te basta llegar a las finales de FUT Champions para obtener cada semana grandes recompensas y armar un equipazo rápido.

Es muy difícil seguir el ritmo

El resultado de todo esto es evidente. EA no quiere que los jugadores se vayan a otro juego. Buscan que los jugadores estén el mayor tiempo posible en su título, y con las mecánicas de FIFA lo consiguen. Además, la llegada de nuevos jugadores con nuevas habilidades y mejores puntuaciones aumenta el interés de compra constantemente, por lo que no hay una alineación definitiva hasta final de temporada, ese decir, hasta el próximo FIFA. Esto obviamente no es nuevo. Muchos juegos que mueven grandes masas funcionan de la misma manera, con micropagos, con temporadas con cambios constantes y con un ecosistema que atrapa al jugador. El problema de los micropagos es que muchos se convierten en un peligroso pay-to-win, es decir, que para conseguir victorias te ves obligado a gastar dinero.

Esta es una de las controversias que más persiguen a FIFA, después de que sus sobres les llevara a los tribunales por supuesta conducta relacionada con los juegos de azar. Este año, parece que los sobres que se consiguen gratuitamente parecen ser más generosos con los premios, aunque son muchos los que están protestando por la gigantesca cantidad de cartas repetidas que reciben. Sea como sea, nunca habrá equipo perfecto, y eso es justo lo que EA quiere, que sigas luchando por conseguirlo.

¡Sé el primero en comentar!