Solo para jugones: las game rooms más impresionantes

Solo para jugones: las game rooms más impresionantes

Isaac García

Prepárate para morir a la vez de gusto y envidia. Porque si eres un gamer de pro, y estás orgulloso de la habitación que te has montado con la última GPU que queda sin minar criptos y una luces LED, eso no es nada. Te mostramos las game rooms más impresionantes que se han construido algunos aficionados. Son verdaderos templos dedicados a los juegos, los PCs las consolas y toda clase de entretenimiento adicional.

Mientras que algunos apenas tenemos tiempo ya de instalar un emulador en el móvil, para jugar en los trayectos de metro, otros están construyendo unas habitaciones de juego, o game rooms, alucinantes.

Allí, entre neones, miles de títulos, consolas de todo tipo y pantallas gigantes, delante de sillones que parecen tronos, esos gamers se aíslan del mundo y entran en otros más divertidos.

Y hay algunas game rooms que son verdaderas maravillas, que te pondrán los dientes largos y te deprimirán bastante cuando quieras emularlas y veas el presupuesto que tienes. Empezamos el tour.

La Game Room de SeeJayAre, rodeado de miles de juegos

La primera de las alucinantes game rooms que queremos enseñarte es la del youtuber SeeJayAre.

En más de 450 metros cuadrados (mi piso cabe en el pico del número y sobran metros), SeeJayAre, un gamer canadiense, se ha montado una «habitación» de juegos que tiene unas cifras de vértigo.

100 consolas, con más de 6.500 juegos y 15 televisiones para verlos, componen una verdadera biblioteca de Alejandría del gaming que ha ido acumulando con los años.

Por supuesto, todo complementado futbolín de hockey, merchandising de todo tipo y mucho más. Un paraíso de lo nuevo y lo retro.

La Game Room de Dude Perfect

Dude Perfect son 5 apasionados del gaming que se han construido la habitación de juegos que, probablemente, sea la más futurista y alucinante de todas. Lo cual compensa con creces que sea la más pequeña en metros.

Como puedes ver en el vídeo, entre las lágrimas de envidia, es una obra de arquitectura pensada para ser un proyecto con un estilo unificado y con lo más puntero que puedes encontrar.

Lo más parecido a entrar en el puente de mando del Enterprise, tiene incluso una puerta deslizante como la de la nave. A través de ella entras al futuro con un proyector de 4K, para 3 pantallas (una de 130 pulgadas, con 2 de 65 a cada lado), suelo LED que cambia de color y cinco sillones gaming tope de gama.

Por supuesto, máquinas personalizadas con monitores ultra-wide de 49 pulgadas y mucho más que paro de enumerar, porque tengo que ir a llorar al baño.

La habitación de juego más grande del mundo de Last Gamer

O, al menos, eso dice este youtuber que, tras 32 años de juego y coleccionismo, por fin ha hecho realidad un proyecto del que sentirse orgulloso.

Y es que es faraónico, porque no hablamos de una game room, sino de una verdadera game house con multitud de habitaciones: la biblioteca, la sala de ordenador, la de consola, la retro o la de arcade componen un verdadero templo dedicado al juego.

La Game Room de Nintendo Collecting, la más larga del mundo

Siguiendo con particulares que se han gastado más presupuesto que el de algunos países, tenemos la habitación de juegos de Lithium, el usuario detrás del canal de Youtube Nintendo Collecting. Que dice que es la más larga que hay, porque de algo habrá que presumir, como si no fuera suficiente con ver ese monumento a la obsesión por la empresa de Fusajirō Yamauchi,

Con ese nombre, ya sabes qué esperar. Un museo de Nintendo más grande que el probablemente tenga la propia empresa japonesa.

La cueva de GameRoomTheather, como la de Batman, pero mejor

Finalizamos este tour de las cosas que jamás podremos permitirnos con la cueva de GameRoomTheater.

Tiene de todo, hasta hologramas, pasando por pantallas de 110 pulgadas, consolas, proyector, equipos de última generación y sillones. Sobre todo, sillones de lujo que no para de mejorar y enseñar en sus vídeos. Probablemente también, porque los vende.

En fin, el paraíso de unos y el infierno de otros, que nos tenemos que conformar con verlo en un humilde monitor de 24 pulgadas, conectado a una vieja torre que comparto con una familia de zarigüeyas.

¡Sé el primero en comentar!