Cómo solucionar el problema del joy-con drift con un simple trozo de papel

Los usuarios de Nintendo Switch sufren un serio problema con sus Joy-Cons, y es que con el paso del tiempo, los joysticks acaban dando problemas de sensibilidad, algo que produce movimientos involuntarios y fantasmas que entre los usuarios se conoce como el famoso Joy-Con drift. Nintendo lleva muchísimo tiempo negando la existencia de este problema, pero lo cierto es que miles de usuarios lo sufren. La pregunta es, ¿tiene solución?

Arreglando los Joy-Con

El canal de YouTube VK ha publicado un vídeo explicando paso a paso los orígenes de este molesto problema de control, y tras mucho investigar, parece que ha dado con la solución necesaria para que los mandos vuelvan a funcionar como el primer día. En internet se pueden encontrar muchísimas soluciones que hacen uso de limpiadores de aire a presión, alcohol isopropílico y otros elementos que solucionan temporalmente el problema, pero que no evitan que vuelva a ocurrir.

Y es que, aunque logran solucionarlo, el efecto es temporal y no termina por resolver completamente el problema, ya que vuelve a aparecer con el tiempo. Esto obliga a los usuarios a cambiar manualmente el joy-con por su cuenta o solicitar un recambio a la propia Nintendo, pero ni esto evita que el problema no vuelva a aparecer.

¿Qué produce el problema?

Algunos usuarios apuntaban a que el problema podría estar centrado en una mala conexión inalámbrica de los mandos, sin embargo, esto se ha descartado tras ver como los joy-cons integrados de la Switch Lite también sufren el mismo problema. Otra causa apuntaba a un cable específico que terminaba produciendo el problema, pero de nuevo se ha desconfirmado, ya que un cable nuevo tampoco arregla el asunto.

Tras muchos experimentos de prueba y error, nuestro protagonista descubrió que tras aplicar algo de presión a la carcasa del mando el drift desaparecía al instante. Y no sólo eso, ya que, manteniendo la presión, el mando funcionaba perfectamente en todo momento.

Al parecer, la estructura metálica que encapsula todos los componentes internos del joystick acaba cediendo con el tiempo debido al uso, y eso provoca una falta de presión sobre los contactos que se deslizan en las zonas de grafito que se encargan de detectar los movimientos.

¿Cuál es la solución?

joy-con drift carton

Tal y como explica en el vídeo, la solución es colocar un simple papel o trozo de cartón en el interior del mando, ya que colocado sobre la base del joy-con se conseigue aplicar la fuerza necesaria para que exista en todo momento presión y el joystick funcione perfectamente en todo momento. ¡Adiós al problema del drift!