Por qué Mario es fontanero (aunque dejó de serlo muy poquito)

Mario es, seguramente, uno de los personajes más icónicos que existen en el mundo y que hace ya muchos años trascendió más allá de de las fronteras de los videojuegos para convertirse en un fenómeno cultural de primer orden. Tanto es así, que en hay quien es capaz de compararlo en popularidad nada más y nada menos que con el ratón Mickey. ¿Tal vez es mucho decir? Seguramente no.

¿Por qué un fontanero?

Aquí podríamos darle lustre a la leyenda diciendo que los historiadores no se ponen de acuerdo pero la primera aparición de Mario se remonta al año 1982 cuando Nintendo lanza la recreativa de Donkey Kong. En aquel instante un personaje más que reconocible (gorra, mono y bigote) tiene que escalar una estructura en obras y, saltando los bidones que nos lanza un enorme mono desde lo alto, llegar arriba para salvar a nuestra amada. En aquel desarrollo, Mario no era Mario, sino Jumpman, aunque un año después tomaría carta de naturaleza propia.

Fue en 1983 cuando llegamos al meollo de la historia porque Nintendo lanza Mario Bros. Un juego protagonizado por Mario y Luigi en el que tenemos que ir acabando con las tortugas que nos salen mientras nos marchamos de las alcantarillas en las que estamos a través de tuberías. Y por fin ya hemos pronunciado la palabra mágina: tuberías, que son las que conectan al personje con su profesión de fontanero.

El propio Miyamoto, padre de la criatura, confesó más tarde que fue precisamente por esa ambientación en Mario Bros que surgió la idea de convertirlo en fontanero y, a partir de ahí, se decidieron dejarlo como una seña de identidad más del personaje que ha durado hasta hoy.

¿Ha dejado de ser fontanero?

Nintendo tuvo un momento de dudas hace un lustro, en 2017, cuando decidió (casi) borrar del perfil de su personaje toda referencia a una actividad relacionada con la fontanería, destacando otras ocupaciones en las que sí triunfó a través de los muchos juegos que ha protagonizado: «De hecho, incluso parece que trabajó como fontanero hace mucho tiempo». Así que de ese intento por hacernos olvidar sus comienzos hemos pasado a un reconocimiento completo en los últimos tiempos en los que todavía le mantienen como fontanero.

Biografía de Mario.

Así, en la página oficial de los japoneses puede leerse en la biografía de Mario que «Es bueno en los deportes y puede hacer cualquier cosa, desde tenis, béisbol, fútbol hasta carreras de karts. Su profesión es fontanero. Sin embargo, el lugar de actividad no se limita a eso». Es decir, que empezó reparando tuberías y combatiendo a las tortugas que habitaban en ellas pero el éxito de su otra faceta como héroe de los videojuegos le ha llevado a tener otra vida muy distinta llena de éxitos y reconocimientos.

Nos parece perfecto que se respete la trayectoria profesional de Mario y que se siga mencionando esa vieja profesión que le dio la fama en 1983 aunque, como gamers, tal vez nos importe más que Nintendo reconozca algún día que ese Jumpman de Donkey Kong es en realidad el primer papel protagonista del italiano bigotudo y con gorra que nos lleva alegrando la vida casi 40 años. ¿O no?