Crea una Memory Card de PlayStation con una Raspberry Pi

Prácticamente desde el minuto uno PlayStation fue presa de todo tipo de triquiñuelas para conseguir saltarse sus sistemas de protección. Primero fue el famoso disc swap que permitía cargar copias de una manera relativamente sencilla aunque, con el paso de los años, la cosa se fue sofisticando todavía más gracias a la instalación de chips especiales. Así que si entonces no hubo tregua, imaginad en estos tiempos una vez que han transcurrido más de 26 años.

Una simple Memory Card

Si recordáis, las famosas tarjetas de memoria de PlayStation eran la única manera de almacenar partidas en la primera versión de la consola. Aquella PSX no tenía almacenamiento interno y en los discos era imposible escribir nada, así que o contábamos con una de estas Memory Card o al volver a encender la máquina teníamos que rejugarnos todo lo que lleváramos de partida.

Memory Card PSX.

Ahora acaba de aparecer un proyecto llamado PicoMemcard, que firma Danielle Giuliani, y por el que podremos ampliar esa capacidad de almacenamiento de la consola gracias a la presencia de un interfaz USB en el que podremos pinchar una llave de almacenamiento de varios gigas e, incluso, una tarjeta SD para gozar de un plus más de espacio para ir salvando las cosas.

Y claro, cuando hablamos de más almacenamiento y de gigas no nos referimos a espacio para escribir savegames de esos, sino más bien otra cosa. ¿Lo adivináis? Efectivamente, una de las funciones de esta PicoMemcard es permitirnos cargar backups de juegos que tengamos en el ordenador o al revés, coger algún disco del que no tengamos un respaldo y hacerlo de una manera rápida y sencilla.

¿Qué necesitas?

En el vídeo que tenéis justo aquí debajo podéis ver exactamente lo que utilizan para construir esa PicoMemcard, pero es básicamente una vieja Memory Card de PlayStation (la que tengas con menos capacidad y la que en peor estado se encuentre) y soldar siente puentes a los contactos del conector de la tarjeta de memoria para que se conecten al Pico. Luego solo hay que instalar el firmware desarrollado específicamente para este accesorio y listo, ya lo tendremos.

Sin duda, se trata hasta la fecha de uno de los sistemas de backup para PlayStation más limpios y menos invasivos que hemos visto hasta ahora, ya que con conectar la PicoMemcard directamente en el segundo puerto conseguiremos el acceso completo a una consola que llegó a mediados de los 90 para cambiar por completo la historia de los videojuegos.

Recordad que fue PlayStation la que marcó el declive definitivo de SEGA y sus máquinas (¡pobre Dreamcast!), las malas épocas de Nintendo hasta su recuperación tiempo después con Wii y la entrada de Microsoft con Xbox en 2001 para intentar responder al éxito rotundo de Sony que, prácticamente desde entonces, no ha tenido demasiada competencia en lo que a ventas de consolas de sobremesa se refiere.

Aunque si nunca tuviste una PlayStation original, el desarrollo de este PicoMemcard podría ser una buena razón para volverte a empapar de algunos de los grandes nombres de videojuegos que se forjaron en esa generación.

¡Sé el primero en comentar!