¿Qué ha pasado con Ninja, Twitch y la pornografía?

¿Qué ha pasado con Ninja, Twitch y la pornografía?

Carlos Martínez

Cuando el famoso streaming anunció que dejaba su plataforma de siempre para pasarse a retransmitir en Mixer, algo nos decía que tarde o temprano iban a llegar los problemas. Y eso es justo lo que ha ocurrido en los últimos días.

Una transición dolorosa

Ninja cobro Apex Legends

Que el streamer más seguido del mundo te abandone y se pase a la competencia es un palo gordísimo. Twitch ha visto como su estrella más importante, la que le ha dado el nombre y la importancia de lo que es el servicio ahora, dejaba su canal huérfano para dejar de retransmitir en directo y hacerlo en la competencia.

Un millonario acuerdo con Microsoft ha permitido que Tyler Blevins abra su nuevo canal en Mixer, llevándose consigo a una gran cantidad de seguidores que no dudaron en seguir los pasos, crear sus cuentas y volver a consumir las nuevas retransmisiones en vivo que la estrella haga a partir de ahora (la aplicación de Mixer llegó a estar en el primer puesto de descargas debido a la gran demanda por parte de los usuarios).

La transición no era fácil, pero Ninja y su equipo lo han hecho de la mejor manera posible. El antiguo canal de Twitch dejó de retransmitir en directo, pero los antiguos contenidos seguirían estando presente para aquellos que quieran seguir revisándolos. En Twitch no se quedaron con los brazos cruzados, y decidieron retirar la identificación de partner que le permitiría seguir generando ingresos con las reproducciones. Es decir, mientras Ninja no iba a seguir retransmitiendo más en Twitch, los vídeos antiguos podrían seguir generando ingresos con la ayuda de la publicidad, algo que en Twitch no estaban dispuestos a tolerar después del desplante.

El streamer que buscas está en otro castillo

Ninja Twitch pornografia

Pero la cosa no terminó ahí. Twitch pensó que la mejor manera de pasar página era modificar la página de bienvenida, retirar el clip de inicio y colocar una lista de streamers recomendados por el servicio bajo el título “El streamer que buscas está en otro castillo”. Haciendo una similitud con la famosa frase de Super Mario, Twitch decidió que todos aquellos usuarios que buscasen a Ninja en su canal pudieran conocer otras alternativas similares ahora que la estrella se había ido.

Pornografía en el canal de Ninja

Era una manera de aprovechar los 14,7 millones de followers que Ninja acumuló a lo largo de su carrera en Twitch, sin embargo, el truco no funcionó como debería. La lista de canales mostrados estaba ordenada por popularidad, y entre la lista de canales relacionados con Fortnite se coló un canal de origen ruso retransmitiendo pornografía que, claro, logró situarse entre los primeros puestos.

Como resultado, todo usuario que entrara en el canal de Ninja en Twitch recibiría de primeras la previsualización de un vídeo pornográfico, algo que afectaba directamente a la imagen y reputación de Ninja, cuyo logo y nombre seguía encabezando la web. La respuesta de la estrella de Mixer no se hizo esperar, y Tyler ha publicado un vídeo en Twitter donde se disculpa y explica que lo ocurrido estaba fuera de su alcance, mostrándose tremendamente disgustado porque muchos menores (la edad media de sus seguidores ronda por debajo de los 18 años) podrían haber llegado a ese tipo de contenido por este error fatal. Horrible.

Desconocemos si Twitch se enfrentará a acciones legales por parte de Ninja, aunque por el momento el CEO de la compañía no ha tardado en responder al streamer pidiendo disculpas públicamente ante semejante error, y asegura que la función de recomendar canales está en fase de pruebas e incluso funcionará en canales que estén offline (parece que quieren justificar el haberlo hecho con Ninja). El canal de Ninja ha vuelto a la normalidad y actualmente sigue mostrando la señal de offline de siempre, aunque Ninja ha informado que trabajarán para obtener todos los clips almacenados y borrar todo el contenido para siempre. Ahora sí, la relación entre Ninja y Twitch está más muerta y acabada que nunca.