La Switch Pro con 4K llegará tarde o temprano: ¿2022?

Puede que ayer te quedaras con mal cuerpo cuando descubriste las especificaciones de la nueva Nintendo Switch (modelo OLED). Nintendo ha decidido cambiar la pantalla y seguir dejando las mismas tripas de siempre, por lo que no vamos a experimentar un salto cualitativo a nivel de rendimiento. Entonces, ¿qué pasa con la Switch Pro que tanto se había rumoreado?

Una Switch con 4K para el 2022

Nintendo Switch OLED

Según el conocido filtrador Jeff Grubb, la versión más potente centrada en 4K de Nintendo Switch sigue siendo un proyecto que está presente en los planes de Nintendo, y aunque el reciente lanzamiento de la versión con pantalla OLED haya enfriado los ánimos, según él, la información que ha llegado a sus oídos sigue apuntando al 2022 como el año de lanzamiento de la consola más potente de Nintendo.

Esto es algo que a muchos les podría no encajar demasiado si tenemos en cuenta que el modelo con pantalla OLED llegará a las tiendas en octubre, sin embargo, como bien apunta Grubb, Nintendo 3DS llegó a tener hasta 6 modelos diferentes (3DS, 3DS XL, 2DS, New 3DS, New 3DS XL y New 2DS), por lo que no sería de extrañar que Nintendo siguiera la misma estrategia de modelos. Una New Nintendo Switch sonaría bastante bien.

Técnicamente, la consola contaría con un nuevo procesador muchísimo más eficiente con DLSS que le permitiría alcanzar resoluciones 4K a través de su salida de vídeo, por lo que la pantalla seguiría naturalmente trabajando a una resolución menor (ya veremos si será 1080p). En principio esos sería los detalles que rodean a la futura consola, pero siguen siendo pistas con muy poca fuerza que podrían disolverse muy pronto.

No era el momento de la Switch Pro

Switch Pro render

El anuncio de ayer fue extraño. Con PS5 y Xbox Series X protagonizando el panorama actual de la industria, lanzar una nueva consola sin resolución 4K es cuando menos extraño. Pero no olvidemos que Nintendo es especialista en aprovechar al máximo su hardware y en traer títulos extremadamente originales que hacen olvidar todo lo que tenga que ver con la tendencia actual.

Por otro lado, no debemos de olvidar que los grandes lanzamientos de Nintendo se caracterizan por ser rompedores e introducir una nueva manera de jugar, así que nos cuadra más el simple cambio de la pantalla OLED para seguir transmitiendo continuidad en la plataforma, y no un gran cambio a nivel de hardware sin nuevas propuestas. Y es que dar el salto a una nueva generación es algo complicado si tenemos en cuenta que esto implicaría olvidar a la actual. Nintendo tendría que ofrecer retrocompatibilidad con la anterior generación para contentar al los usuarios, y no es algo que podríamos esperar de ella en principio.

Además, para dar el salto a una nueva generación, esperaríamos recibir un gran bombazo en forma de gran lanzamiento, y a día de hoy la secuela de The Breath of The Wild es el proyecto más esperado y ambicioso (de los anunciados), pero no supondría un salto cualitativo en la experiencia de juego. ¿Y si el interminable retraso de Metroid Prime está relacionado con la llegada de la nueva Switch Pro? El tiempo dirá.