¿Por qué el nuevo Monkey Island no va a ser pixelado?

No hay duda de que una de las grandes noticias que nos ha dejado este 2022 es que Monkey Island vuelve (nunca mejor dicho). Y que lo hará antes de que finalice el año y que detrás de las risas que nos vamos a pasar se encuentran algunos de los nombres responsables de los dos primeros títulos. Ahora bien, ¿sabéis cuál es la razón por la que Ron Gilbert no ha vuelto a este estilo pixelado que tanto gusta y se lleva en algunos desarrollos indies (sobre todo)?

Pixel-art vs estilo moderno

Como bien sabéis, eso del pixel-art es algo así como emular en un videojuego, aposta, el estilo visual de los desarrollos que se llevaron a cabo durante los años 80 y buena parte de la primera mitad de los 90. Mientras los ordenadores no contaban con una resolución de pantalla demasiado grande y aquello del HD o el FullHD era pura utopía. Producto de esa limitación se desarrolló estilo visual que hoy huele a retro y que con la llegada de Return of Monkey Island se ha vuelto a poner en boca de todos.

Return to Monkey Island.

Y la razón hay que buscarla en que, a pesar de la buena noticia del regreso de la tercera parte de la saga original (la de los primeros juegos de finales de los 80 y principios de los 90), algunos fans se quejan con la boca pequeña de que Ron Gilbert no haya vuelto a esos orígenes. Por suerte, parece que el norteamericano tiene las cosas claras y cree que esta continuación argumental de LeChuck’s Revenge debe ser completamente libre y no sufrir las ataduras de sus predecesores.

Return to Monkey Island.

En una entrevista en Adventure Gamers viene a recordar que Return of Monkey Island «es más que una evolución. No terminamos optando por ese estilo [pixel-art], pero encontré una imagen llamativa, y una de las cosas que estaba buscando en el arte era hacer algo que realmente no se había hecho antes. El pixel-art se había hecho antes, ahora estamos a treinta y cinco años después de la última versión del juego pixel-art«. Es más, recuerda que «[The Curse of Monkey Island] tenía su estilo artístico, [Escape from Monkey Island] tenía su propio estilo artístico, [Tales of Monkey Island] tenía su propio estilo artístico» por lo que «ha habido más juegos que no son pixel-art que los que los han sido». Así que la decisión ha sido sencilla: adiós gráficos pixelados, hola estilo «moderno».

Thimbleweed Park marcó el camino

De todas formas, cuando en 2013 Ron Gilbert escribió en su blog cómo podría ser su siguiente Monkey Island, en realidad estaba describiendo un título pixel-art en toda regla así que, ¿qué creéis que pasó para que no tomara ese camino? Pues muy sencillo: se embarcó en Thimbleweed Park, el juego que lanzó en 2017, y que ya se encargó de saciar todas sus ansias de realizar una aventura gráfica con ese estilo tan inconfundible de mostrar escenarios y personajes.

Thimbleweed Park.

Una vez concluido el proyecto, Ron se sitió libre de ataduras pixel-art para su siguiente empresa, que no sería otra que la de desarrollar Return of Monkey Island, la continuación argumental de ese Monkey Island LeChuck’s Revenge que revolucionó por completo el panorama de las aventuras gráficas hace ahora 30 años (en España).