¿Pagar por hacer streamings? Un creativo de Stadia abre el debate

¿Pagar por hacer streamings? Un creativo de Stadia abre el debate

Carlos Martínez

Desde la llegada de internet, la barrera entre lo gratuito y lo de pago ha llegado a difuminarse tanto que prácticamente podríamos decir que ha desaparecido por completo. Pero el mercado evoluciona, y a día de hoy existen miles de servicios de pago absolutamente imprescindibles que muchos usuarios pagan gustosamente, pero que hace unos años era impensable imaginarlo. Así que, ¿te verías pagando por hacer streamings de juegos?

El derecho de hacer streamings

Shroud Mixer Twitch

Esa es la idea que plantea Alex Hutchinson, el director creativo de SG&E Montreal Studio (uno de los estudios de Google Stadia), quien a través de un tweet mostraba su asombro al descubrir que muchos streamers se sentían realmente ofendidos cuando sus vídeos subidos se cancelan por derechos de copyright musicales.

Hutchinson aseguraba que los streamers deberían de abrir los ojos, ya que, según él, esos contenidos les generan ingresos usando materiales por los que no han pagado por ellos. En resumidas cuentas, protestan cuando usan música sin derechos, pero igualmente ganan dinero realizando vídeos de juegos por lo que no han pagado para ello. ¿Estás de acuerdo?

La polémica

Twitch Studio Beta

Como era de esperar, la comunidad gaming no tardó en echarse encima del creativo, asegurando tendrían todo el derecho del mundo de hacer lo que quisiera con un juego que previamente han pagado, por lo que no tendría ningún tipo de sentido tener que abonar esta extraña tasa que propone Hutchinson.

Por si fuera poco, algunas figuras importantes de la industria, como el periodista Jason Schreier, le respondía con un sencillo planteamiento, y es que en caso de aplicarse esa tasa, precisamente los desarrolladores a los que defiende Hutchinson no verían ningún céntimo, por lo que todo volvería a recaer donde siempre: a los que más ganan.

No es buena publicidad para Stadia

Stadia Google Logo

El lanzamiento de Stadia acabó siendo bastante descafeinado. La propuesta de Google no ha terminado de convencer entre el público, y no por su rendimiento, sino más bien por el planteamiento. Pagar por cada juego que queramos jugar de manera remota además de tener que abonar una tarifa mensual para acceder al servicio no es una oferta especialmente tentadora teniendo propuestas tan completas como Xbox Game Pass o PlayStation Now, así que este tipo de declaraciones hacen un flaco favor al servicio.

Por eso, no es de extrañar que Google haya querido echarse a un lado y separarse de estas declaraciones, ya que a través de un comunicado enviado a 9to5Google, la compañía asegura que las opiniones del director creativo no representan los ideales de la compañía o sus filiales YouTube o Google Stadia.

El pago obligado, sale mal

Esta idea de pagar por hacer streamings no recuerda inevitablemente al impuesto aplicado en España por enlazar noticias de medios de información en Google News. Esto provocó el cierre del servicio en España, ya que se trataba de una medida completamente perjudicial, no sólo para el servicio, sino también para el usuario.

Teniendo en cuenta este hecho, aplicar una tasa a los streamings sería una medida del mismo tipo, y afectaría a la libertad de los contenidos publicados, que es básicamente el éxito de la frescura y originalidad que caracteriza a este tipo de contenidos.