Esta patente desvela una posible versión Pro del DualSense de PS5

Sin lugar a dudas, el DualSense ha sido uno de los grandes logros de Sony en la nueva generación de consolas que supone PS5 para los japoneses. No se trata simplemente de una evolución del DualShock 4 del modelo PS4 sino que va un paso más allá tanto en diseño como en prestaciones concretas que afectan a la percepción misma que recibimos de los videojuegos.

¿El salto a un mando Pro?

El caso es que, como suele ser costumbre, las ideas que se registran en las oficinas de patentes suelen convertirse en la antesala de una innovación y, por tanto, en el primer rumor que alimenta una noticia que tendremos que dar con el paso de los meses, e incluso de los años. Y eso ha ocurrido ahora con una solicitud realizada por Sony.

En ella se puede apreciar lo que parece un nuevo componente que podría llegar a una futura versión Pro del famoso DualSense de PS5 y que tiene que ver, ni más ni menos, que con la posibilidad de incorporar una especie de force feedback a las dos palancas analógicas del gamepad. Esas que usamos para mover al personaje o encuadrar mejor la perspectiva de la cámara.

Recordad que el DualSense se caracteriza, precisamente, por contar con una tecnología capaz de reproducir sensaciones en la palma de la mano gracias a unos motores que vibran en función de la superficie o efecto que quieren transmitir. Con esa respuesta háptica que llaman los japoneses, hemos podido sentir cuando un personaje se desliza por el hielo o anda sobre una superficie algo más rugosa.

Con esta nueva patente funcionando dentro de un hipotético DualSense Pro, el juego podría transmitirnos, por ejemplo, la dureza de activar una palanca si esta requiere de una mayor aplicación de fuerza sobre los botones L3 y R3 del gamepad de PS5, ya que ofrecerá más o menos resistencia en función de lo que decidan los propios programadores.

Patente para DualSense.

El secreto está en la salsa

Pues el culpable de que un stick del DualSense sea capaz de transmitir esa sensación al jugador se llama «fluido no newtoniano». Y os preguntaréis qué significa eso, pues básicamente «es aquel fluido cuya viscosidad varía con la temperatura y la tensión cortante que se le aplica. Como resultado, un fluido no newtoniano no tiene un valor de viscosidad definido y constante, a diferencia de un fluido newtoniano».

Así las cosas, modificando esa viscosidad es posible ofrecer una mayor o menor resistencia a la pulsación y, por lo tanto, adaptar esa fuerza que debemos aplicar para reproducir efectos que tienen lugar dentro del propio videojuego. Es decir, un force feedback encubierto que podría utilizarse como una parte más de la experiencia general durante la partida.

Obviamente, que Sony haya presentado esta solicitud de patente no significa que esta innovación vaya a llegar de inmediato a los DualSense de PS5 ya que, entre otras cosas, añadir estos extras en medio de una generación en marcha no suele ser buena idea porque no está claro que los estudios vayan a utilizarlo sabiendo que el 100% de los poseedores de una consola no disponen de este nuevo DualSense. ¿Tal vez de cara a PS6?

¡Sé el primero en comentar!