¿Cuántas PlayStation VR2 se han vendido desde su lanzamiento? ¿Es un fracaso?

PS VR2 PS5

Tras un mes y medio desde su lanzamiento, PlayStation ha compartido las primeras cifras oficiales del casco de realidad virtual, y aunque las cifras son mejores que las de la generación anterior en el mismo periodo, la impresión general es que el visor no está consiguiendo su principal meta: hacer de la realidad virtual algo deseado.

Mejores ventas que PS VR

PS VR2 PS5

Según los datos compartidos por PlayStation, sus gafas de realidad virtual han alcanzado nada menos que 600.000 unidades vendidas en todo el mundo, una cifra que supera en un 8% a las algo más de 500.000 unidades que PS VR logró vender en las mismas 6 primeras semanas de lanzamiento. Un buen comienzo, sin duda.

La gráfica deja ver cómo las PS VR originales crecieron en ventas con una trayectoria ascendente bastante buena, mientras que PS VR2 ha tenido un lanzamiento más agresivo, pero se ha mantenido más a partir de mediados de la tercera semana. Resulta interesante ver como la segunda generación de un producto que no ha llegado a determinar el mercado (Sony sigue siendo la única de las tres grandes en apostar por la realidad virtual) haya tenido mejor respuesta en su lanzamiento que la generación anterior, especialmente si tenemos en cuenta el gigantesco desembolso que requiere (gafas + consola).

La lectura que podemos sacar de esto es que la segunda generación ha tenido una recepción más calurosa, pero poco a poco la demanda se ha diluido. Recordemos que la propia compañía soltó el pie del acelerador en lo que a fabricación de unidades del visor de realidad virtual se refiere, ya que vio que las primeras estimaciones eran demasiado positivas, algo que también se vio afectado por la escasez de PS5 en todo el mundo. ¿Qué tiene que hacer Sony para mejorar la situación?

Más carbón a la maquinaria

PS VR2 PS5

La realidad virtual tiene un atractivo impresionante, pero en Sony están convencidos de que hay que seguir llamando la atención. Para ello la empresa seguirá invirtiendo en PlayStation Studios, y de ahí sólo pueden salir cosas buenas. Lo cual nos parece una magnífica decisión.

El problema es que la realidad virtual como tal necesita seguir ganando credibilidad, y la tecnología actual no permite hacerlo. No al menos con las experiencias que vivimos a día de hoy. Tal y como pudimos probar en nuestras propias carnes, el visor PS VR2 tiene unas cualidades increíbles para hacer disfrutar al usuario, sin embargo, ese disfrute está condicionado por el malestar que muchos usuarios sufren al experimentar el mundo virtual.

Mareo, falta de orientación, nauseas… Un dispositivo de 600 euros no puede ofrecer ese tipo de sensaciones finales, ya que el producto acaba volviendo a ser una experiencia, y no un nuevo medio en el que disfrutar los videojuegos. Esa es la razón por la que la apuesta de PlayStation por la realidad virtual nos sigue pareciendo un esfuerzo titánico. Puede que haya convencido a una parte de los jugadores, pero para convencer a las masas todavía habría que cambiar muchas cosas.

Fuente: Sony Corporation (PDF)
Vía: Games Industry


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.