Malas noticias: Horizon Forbidden West se retrasa hasta el 2022

Desde ayer era un secreto a voces y parece que hoy Bloomberg ha puesto la puntilla final confirmando de buena tinta lo que muchos se temían. La nueva entrega de Horizon se retrasará finalmente hasta el 2022, confirmando así lo que propia Sony había insinuado, ya que, aún trabajando a tiempo, habían preferido no dar fecha de lanzamiento definitiva. ¿Sin fecha de lanzamiento a pocos meses del supuesto lanzamiento? Algo evidentemente no iba bien.

Un rumor acertado

Horizon Forbidden West

El conocido insider Jeff Grubb ya había anunciado en el día de ayer que Sony había retrasado la secuela de Horizon al primer trimestre del 2022, olvidando así la supuesta ventana de lanzamiento situada en el último trimestre del 2021. El rumor cobró fuerza, pero a falta de confirmación oficial quedó en el aire. Hasta hoy.

Y es que hoy ha sido el mismísimo Jason Scherier quien ha confirmado la información en un artículo publicado en Bloomberg, donde asegura que efectivamente Guerrilla Games no podrá cumplir con los plazos establecidos. Ni Sony ni Guerrilla han comentado nada al respecto por ahora, por lo que estamos a la espera de que un comunicado oficial confirme una vez más toda la información y aclare un poco más el asunto, aunque a estas alturas todos ya sabemos de qué va la cosa.

El propio Schreier ha apuntado que la información no se trata de una decisión anunciada de última hora, sino que más bien es algo que ya se había ejecutado hace un tiempo, por lo que internamente el retraso ya era más que una realidad.

Una industria retrasada

La pandemia mundial ha afectado a la industria del videojuego de una manera bestial, y Horizon Forbidden West no es ni mucho menos el primer juego afectado. No podemos olvidar el fallido lanzamiento de Halo Infinite, un juego que debía ser el estandarte en el lanzamiento de una consola de nueva generación, Xbox Series X, y que por ahora sigue esperando a que esté disponible en todo el mundo a finales de año.

Otro gran retraso es el de God of War 2, la nueva entrega que parecía que iba a llamarse Ragnarok confirmó que su lanzamiento llegaría un poco más tarde de lo esperado con tal de garantizar la calidad de un juego como God of War.

En el lado de Nintendo no tenemos una confirmación como tal, pero llevar la secuela de The Legend of Zelda: Breath of The Wild al 2022 no suena a ir al día con el lanzamiento. En definitiva están siendo unos años durísimos para la industria, por lo que recibir nuevos retrasos se está convirtiendo en una costumbre de muy mal gusto que no nos queda otra que soportar.

Fuente > Bloomberg

¡Sé el primero en comentar!