Detectar tramposos en Valorant podría implicar demasidos riesgos

Detectar tramposos en Valorant podría implicar demasidos riesgos

Pedro Santamaría

Durante los últimos días Valorant, el nuevo juego de Riot Games, ha llamado la atención de muchos usuarios por dos motivos. El primero, porque el juego se está haciendo bastante popular y son muchos los usuarios que quieren acceder a su beta. El segundo, por el sistema anti-cheat que sirve para detectar a tramposos.

Que son los sistemas anti-cheat

Los cheat en vídeojuegos son trucos o trampas que hacen algunos jugadores para tomar ventaja en las partidas. Por eso, a quien usa ese tipo de habilidades no permitidas se les conoce normalmente como chetos (jugadores tramposos).

Existen distintos tipos de cheats. Por ejemplo, están los Mods que son modificaciones que en algunas ocasiones sólo modifican el aspecto y eso no es grave, pero en otras son capaces de añadir nuevas habilidades para el jugador. También están los Aimbot que en juegos de tipo shooters pueden dar ventaja mediante la asistencia en el disparo. Estos son algunos ejemplos, pero hay más y darían ventajas en situaciones competitivas donde cada segundo y movimiento cuenta.

Pues bien, para evitar esas malas prácticas existen los sistemas anti-cheat. Una solución que no es  nada reciente ni novedosa, hace ya muchos años que se utilizan. Por ejemplo, en 2002 Valve incluyó su Valve Anti-Cheat en su plataforma de videojuegos Steam. Pero no fueron los únicos, muchos otros desarrolladores de vídeojuegos hicieron lo propio para evitar que nadie obtuviese ventajas en las partidas de forma no legal.

El último en llegar ha sido Riot Vanguard, una característica que Riot Games ha incluido ya en Valorant y que tiene la intención de llevar también a otros juegos de la compañía. ¿El problema? El nivel de privilegios.

La polémica de Valorant y vgk.sys

Riot Vanguard es el nombre del nuevo sistema anti tramposos que Riot Games ha incluido en Valorant. Una solución que podría no ser nada distinta de las que ya muchos juegos integran y que, tal vez, no conocías. El problema está en que, según algunos usuarios, el nivel de acceso y cómo se ejecuta es execesivo.

Valorant

Sin entrar en términos demasiado técnicos y completos, Windows se organiza en una especie de anillos con distintos privilegios. Empieza en Ring 0, donde está el Kernel y ahí se tienen todos los privilegios de acceso posibles. Y luego ta están Ring 1, Ring 2 y Ring 3 donde las aplicaciones que se ejecutan en ellos están más limitadas para según qué tipo de acciones quieran realizar o datos consultar.

Riot Vanguard, cuyo nombre del fichero instalado en Windows es vgk.sys, se ejecuta dentro del Ring 0 y lo hace desde que se inicia el ordenador y no sólo el juego. Con dos componentes, por un lado está el controlador que tiene todos esos privilegios y por otro el sistema de detección que es el que no comprueba nada hasta que Valorant se ejecuta según Riot.

Riot ha explicado que el motivo de hacerse así es para evitar trampas más sofisticadas y avanzadas que se ejecutan antes incluso de iniciarse el juego o cargar el propio sistema operativo al completo. Por eso es importante y necesario, según ellos, que sea tal cual el funcionamiento de su sistema.

Además, sin profundizar en detalles para evitar posibles hackeos que sí comprometan al sistema y usuario, aseguran que no recopilará información personal del usuario. Es más, el programa de recompensas de la compañía ha elevado el pago de posibles vulnerabilidades que se pedan encontrar en esta característica para demostrar su compromiso.

De todos modos, las explicaciones no son suficientes y hay quien opina que son muchos riesgos para pocos beneficios. Y es que una vulnerabilidad en el sistema permitiría a un atacante un acceso con mayores privilegios. Así que, si desconfías por el motivo que sea de Riot o quieres la máxima seguridad no deberías instalar su nuevo juego y, posiblemente, eliminar otros si lo añaden.

Sin embargo, si quieres jugar a Valorant así como a otros juegos actuales como Fortnite, Apex Legends, Warzone, etc., tendrás que aceptar y confiar en estos sistemas que buscan garantizar que todos jugamos con las mismas condiciones. Además de la rapidez a la hora de reaccionar frente a posibles problemas de seguridad. Porque si los desinstalas estos juegos directamente no se ejecutarán.