El nuevo Sonic se juega en un mundo abierto y esto es lo que sabemos

Sonic lleva muchos años en los que no da la campanada con uno de sus juegos. Seguramente lo último que recordemos sea aquel maravilloso Sonic Manía que crearon unos fans y era tan bueno y fiel a los originales, que incluso SEGA ayudó a que se realizara para llevarlo a las tiendas. Ahora, el puercoespín azul se enfrenta a uno de sus mayores retos: correr por un mundo abierto de verdad. ¿Cómo le sentará?

SEGA y su fórmula Sonic

Como os decimos, mientras que cada juego de Mario es un acontecimiento, en el caso de Sonic, que no existan consolas de SEGA no ayuda a que la competencia se alimente como en los primeros años 90, cuando Mega Drive intentaba acabar con Super Nintendo, o Master System con NES y Game Gear con Game Boy. Ese colmillo retorcido parece haberse perdido y las dos mascotas ya posan incluso juntas en aras del deporte mundial. ¿O no os suenen esos Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos?

El caso es que Sonic Frontiers parece destinado a querer ser el momento en la franquicia de SEGA que le permita dar el salto de calidad, y para ello nada mejor que concebir un enorme mundo abierto que, queramos o no, va a influir en la forma en la que tendremos que disfrutar con Sonic: las carreras podrán abrirse camino en prácticamente cualquier dirección que queramos, lo que es una novedad importante.

Sonic Frontiers.

Ese lugar tiene un nombre: la Open Zone, y será, sin duda, el gran elemento diferenciador respecto de cualquier otro título que hayáis visto de la franquicia. ¿Que no? Mirad cómo será.

La Open Zone de Sonic Frontiers

Ha sido ni más ni menos que Morio Kishimoto, director del juego, el que ha explicado todos estos cambios: “la Open Zone ocupa un lugar central en el juego de Sonic Frontiers, y los niveles del juego existen como elementos dentro de esta área. Desde rieles de grind hasta objetos de plataforma, bucles, etc., Open Zone está repleta de esa acción que tanto nos gusta en los juegos de Sonic”.

La idea de esa organización del mundo abierto de Sonic Frontiers nace al mismo tiempo que los grandes juegos de Mario, Kirby e incluso algún Donkey Kong, que organizaban sus fases alrededor de un mapa general que ilustra cada mundo que visitamos. Eso sí, a diferencia de aquellos, en este caso, como en Bowser’s Fury de Switch, podremos ir y venir por dónde queramos y acceder a minifases que nos abren desafíos distintos según el área que visitamos.

Sonic Frontiers.

Ahora bien, hay un elemento que no tiene ningún otro juego y es la velocidad del protagonista, lo que casi obliga a que haya circuitos dentro de la Open Zone que podamos recorrer. Y los habrá. Según Kishimoto, “en la Open Zone el juego se acelera de verdad y puede llevar a los jugadores en cualquier dirección sin las limitaciones de un escenario o fase más limitada”. Sin duda, es aquí donde encontramos el gran cambio dentro de Sonic Frontiers.

Por si fuera poco, Morio Koshimiro quiso apuntar todavía más lo que podremos encontrarnos en esta nueva entrega de la saga: «en títulos anteriores de Sonic, teníamos que hacer que las fases fueran gradualmente más difíciles para alcanzar una cantidad de tiempo de juego que gustara a los jugadores. Es natural que los títulos de plataformas basados ​​en niveles se vuelvan más difíciles a medida que avanzas. Sin embargo, para los juegos de Sonic el problema siempre ha sido que una mayor dificultad puede interferir con la sensación de velocidad del juego. En Sonic Frontiers, Open Zone ya ofrece una gran cantidad de contenido, por lo que ya no era necesario aumentar la dificultad para mejorar el tiempo de juego. De principio a fin, pudimos mantener una sensación de velocidad con un diseño de nivel ideal para un juego de Sonic”.

Pero no solo de carreras vivirá el jugador con Sonic Frontiers. Desde SEGA anuncian un contenido más. “Algunos de los acertijos son acertijos, mientras que otros ponen a prueba tus técnicas de control o se desarrollan como un minijuego” que la mayoría de las veces será opcional y no tendremos la obligación de completarlos si no queremos. “Dicho esto» añadió Koshimiro, «hemos incluido formas para que los jugadores se enganchen con los acertijos, así que espérenlos con ansias”.

Con todos estos cambios en la fórmula Sonic, no nos digas que no tienes ganas de jugarlo. ¿Eh?

Fuente > IGN

¡Sé el primero en comentar!