Esta es la prueba que demuestra que lo de Super Mario 3D All-Stars son ROMS

Esta es la prueba que demuestra que lo de Super Mario 3D All-Stars son ROMS

Carlos Martínez

El lanzamiento de la Santa Trinidad no estará libre de polémica. El espectacular recopilatorio de Super Mario 3D All-Stars llegará el 18 de septiembre a las tiendas, y aunque los fans están deseando poder echar el guante cuanto antes, muchos se han llevado una gran decepción al descubrir que el juego no incluye ningún tipo de mejora gráfica ni retoque.

Del emulador a la ROM

Super Mario 64

Tras comprobar con las primeras impresiones que ninguno de los tres juegos incluía mejoras gráficas, no ha sido hasta ahora cuando se ha levantado todo es pastel. Y es que varios programadores han realizado ingeniería inversa para conocer las entrañas del juego, descubriendo, para sorpresa de todos, que el funcionamiento de cada juego se basa en diferentes emuladores para Nintendo Switch.

Así es, Nintendo está emulando sus juegos con emuladores especialmente preparados para Switch, ofreciendo un emulador para Nintendo 64, otro de Gamecube y otro de Wii. El funcionamiento es perfecto, pero muchos usuarios se lo han tomado como una falta de respeto, entendiendo que los juegos no han recibido el cariño que verdaderamente requerían, básicamente porque esperaban más bien una remasterización (tras descartar el remake).

La prueba del delito

Super Mario 64

Algunos han dudado sobre la legitimidad de esta información, pero no hay nada como prestar atención en determinados detalles para sacar claras conclusiones. Por ejemplo, los programadores no se han animado ni a arreglar el glitch del humo que existe en Super Mario 64, un error que aparece en forma carga errónea de una de las texturas que debían de aparecer cuando Mario caía sobre lava.

Por otro lado, una versión con mejoras gráficas serviría para cerrar uno de los enigmas sobre los que más se han debatido en toda la historia de Super Mario 64. Si los jugaste en su día, seguro que recordarás el misterioso cartel que se puede encontrar en la fuente de la estrella, junto al castillo.

Dicha fuente contaba con un cartel que por entonces no se podía leer correctamente debido a la poca definición que presentaba, sin embargo, algunos jugadores con una vista privilegiada aseguraban que podían identificar algunos caracteres, algo que acabó derribando en una supuesta frase oculta que decía “L is real”. El boca a boca acabó creando una leyenda urbana que aseguraba que Luigi estaba oculto en algún lugar del juego, y que se podría seleccionar para jugar con él como ocurría en anteriores ediciones de Mario.

Lamentablemente esto nunca se demostró, y el cartel siempre tuvo diferentes interpretaciones, por lo que la duda siempre quedó ahí. Por todo esto, los jugadores esperaban que esta edición de Super Mario 3D All-Stars sirviera para resolver por fin el acertijo del cartel, sin embargo, se han llevado una profunda decepción al comprobar gracias a un vídeo de GameExplain, que el gráfico del cartel sigue siendo el mismo que el original, por lo que seguiremos sin poder leer correctamente el texto de la piedra.

Esto por tanto es una muestra más de que el juego que se ejecuta en Switch es una copia exacta del Super Mario 64 original de Nintendo 64, ya que no hay mejoras gráficas y ni tan siquiera se ha podido leer con claridad el texto de la piedra. Una oportunidad perdida, Nintendo.

 

 

*Nota al lector: en el texto encontrarás enlaces a Amazon que forman parte de un programa de afiliados por la marca. Todos han sido seleccionados de manera libre por los editores de El Output, y en ningún momento nuestras recomendaciones están condicionadas por ninguna petición.