Juegos que hicieron historia en 30 años de Super Nintendo

Por estas fechas se cumplen 30 años desde que Super Nintendo desembarcó en España, algo más de un año y medio después respecto del mercado japonés, donde el Cerebro de la bestia llevaba desde noviembre de 1990. Aun así, todavía tuvimos que esperar en España algunas semanas más porque no fue de verdad hasta el 6 de junio cuando las tiendas de nuestro país comenzaron a distribuir la que es a día de hoy, para muchos, la mejor consola de 16 bits de su generación.

Con un Super Mario debajo del brazo

La llegada de Super Nintendo a España tuvo su puesta de largo en el mes de abril de 1992 en una fiesta de presentación en Madrid donde ya se pudieron ver los primeros títulos de lanzamiento. Un catálogo alimentado por esos 19 meses de diferencia con el lanzamiento en Japón y que sirvió para que al aterrizar en nuestras tiendas, la calidad de sus cartuchos fuera excepcional. No solo los F-Zero o Super Soccer y Pilotwings estuvieron presentes de inicio, sino un éxito que acabaría por convertirse en uno de los mejores cartuchos de toda la generación: Super Mario World.

De todas formas, los prácticamente cinco años en los que estuvo vigente en nuestro país, hasta el terremoto PlayStation a partir de 1996, dan para hacer infinidad de clasificaciones sobre los mejores títulos. Somos conocedores de las maravillas que hay desparramadas por el catálogo de los japoneses pero, al menos en nuestro caso, hemos preferido centrarnos en aquellos nombres que han servido para crear fenómenos mundiales que han continuado a lo largo de las décadas. De una forma u otra, bien impactando en otros desarrolladores que copiaron esas ideas, bien a través de nuevas entregas en franquicias que estaban naciendo en esos tiempos.

Dejamos fuera obras maestras como los Axelay o esa trilogía de los Parodius de Konami, sin olvidar otras maravillas como StarFox o los cartuchos con el chip Super FX que nos abrieron las puertas a universos poligonales que llegarían apenas unos años más tarde. Nos quedamos con la esencia, con esos nombres que son tan inolvidables como una consola que 30 años más tarde sigue cautivando a los que la disfrutaron de ella… incluso en sus ediciones mini. ¡Vamos allá!

F-Zero (1990)

El precursor de los juegos de carreras de temática futurista seguro que inspiró a los padres de los Wipeout (Psignosis) y otros tantos que dejaron de convencernos de que correr con bólidos de F1 era lo guay. Sus circuitos dibujados en un excelso modo 7 siguen siendo inigualables.

Super Mario World (1990)

Ya hemos hablado de él y poco podemos añadir: uno de los mejores Super Mario de la historia, el que marcó el camino para los siguientes y que introdujo toda una serie de mejoras jugables que hoy en día seguimos disfrutando.

The Legend of Zelda A Link to the Past (1991)

Qué decir de la entrega que, como en el caso anterior, mete a los juegos de Zelda en el futuro. Gracias a este cartucho Nintendo obtuvo cuerda suficiente para desarrollar juegos durante más de una década con adaptaciones para Game Boy, Game Boy Colocar, Game Boy Advance, etc. Aunque un poco antes, en 1998, diera su salto a las 3D en Nintendo 64. Tenéis un portentoso remake de The Legend of Zelda Link’s Awakening de Game Boy (directamente inspirado por este de SNES) disponible para Switch. Obra magna.

Super Castlevania IV (1991)

Tras sus éxitos en NES la llegada de la franquicias de los Castlevania fue prácticamente insuperable con una cuarta entrega que sentó las bases de la franquicia a lo largo de toda la siguiente década. Es más, pasados los 2000, las únicas grandes versiones siguen siendo 2D, a pesar de que en 2010 da el salto a las 3D gracias a Mercury Steam.

Super Mario Kart (1992)

Qué decir de un juego que todavía anda anclado en la octava entrega de Wii U y que llegó originalmente en 2014 (aunque en Switch sea el mismo salvo por un DLC con nuevos circuitos que se publicó a principios de 2022). Él solito se inventó un género nuevo lejos de los simuladores más realistas que hay en otras plataformas. ¿Quién no ha jugado alguna vez con un Super Mario Kart?

R-Type Third Lightning (1993)

El clásico matamarcianos de Irem tuvo nuevas continuaciones tras el lanzamiento de la primera entrega en 1987, y este R-Type Third Lightning es prueba de esa perfección que alcanzaron los japoneses. Existen pocos títulos que hayan sido tan definitorios como esta franquicia en Super Nintendo.

Final Fantasy III/VI (1994)

El conocido como Final Fantasy VI en Japón (III en EE.UU.) es considerado como uno de los hitos del género por la enorme cantidad de nuevas opciones de combate, enemigos y personajes protagonistas vistos hasta ese instante en la franquicia. A su manera, marcó el camino de todo lo que disfrutaríamos más tarde en PlayStation.

Super Metroid (1994)

Con Metroid Dread en las tiendas el año pasado, toma más importancia todavía este cartucho que fijó para siempre todo lo que podemos esperar de un título de esta saga con Samus como protagonista: un enorme mapa, personaje que va creciendo en habilidades fase a fase y una diversión al alcance de pocos cartuchos.

Donkey Kong Country (1994)

Se trata del juego que sirvió a Nintendo para defenderse de la 32X de Mega Drive y esa fiebre creciente por las 3D. Un juego con gráficos prerrenderizados que tiene un desarrollo tan simple como épico y que, también a su manera, sirvió para marcar el camino de los plataformas del futuro.

Chrono Trigger (1995)

Es seguro que en lugar de este colosal RPG de Square hubiérais elegido Secret of Mana o cualquier otro de los japoneses, pero este Chrono Trigger es especial porque sigue tan vigente que se se han lanzado remasterizaciones para consolas actuales en abril de 2022. Su historia y su condición de primer título de la saga Chrono le aúpan a lo más alto de los elegidos de Super Nintendo.

¡Sé el primero en comentar!