El juego más caro de la historia es este Super Mario Bros de 1985

El juego más caro de la historia es este Super Mario Bros de 1985

Carlos Martínez

A estas alturas estarás escarmentado. El mundo de las subastas ha alcanzado especial interés en los videojuegos en los últimos años, y es que existen coleccionistas que pagan una auténtica barbaridad por juegos exclusivos, consolas que nunca vieron la luz y juegos completamente precintados. Como, por ejemplo, esta unidad de Super Mario Bros de 1985.

Un récord de subasta

Subasta record super mario bros

Publicado en la casa de subastas Heritage Auctions, el juego presumía de tener un valor de 9.4+ según la valoración de Wata, una compañía especializada en tasar y valorar el estado de videojuegos y que tiene una cotizada escala de valoraciones que garantiza la exclusividad de los juegos según unas características.

Teniendo en cuenta la puntuación, la subasta iba a estar bastante reñida, ya que los más especialistas sabrían valorar la joya que tendrían ante sus ojos. Y eso es justo lo que ha ocurrido, aunque a niveles desproporcionados, ya que la subasta ha establecido un nuevo récord histórico de nada menos que 114.000 dólares.

La pelea por llevarse el cartucho sumó un total de 29 pujas, hasta que la última de los 114.000 dólares se llevó finalmente la victoria. Con esta cifra, Heritage Auctions establece un nuevo récord de subasta, que hasta ahora lo sustentaba otra copia similar de Super Mario Bros con una venta de 100.150 dólares. ¿Qué colección tendrá la persona que ha comprado el juego? Y lo más inquietante, ¿se atreverá abrirlo y probarlo?

No todos los juegos valen lo mismo

Subasta record super mario bros

Seguramente seas una de esas personas que tenga un viejo Super Mario Bros de NES guardado en algún cajón de casa. ¿Significa eso que tendrías oportunidad de venderlo por una cantidad similar a la conseguida por esta subasta? No tan rápido. Esta edición de Super Mario Bros es una versión extremadamente especial, ya que cuenta con detalles que la hacen prácticamente única.

Por un lado, estamos ante una caja precintada que no ha sido abierta nunca, lo cual multiplica con creces el valor del juego. Pero, además, hay que tener en cuenta que en los primeros años de NES, los juegos recibieron muchísimas modificaciones a nivel de precintado y diseño de las cajas, y esto ha dado lugar a una gran cantidad de catalogaciones que aumentan el precio de los juegos según sus características.

Esta caja en cuestión, cuenta con una pegatina de sellado de grandes dimensiones que en el mundillo de los coleccionistas se le conoce como el sello de tipo 3. Es una caja de las primeras versiones que se lanzaron en el mercado, que incluye además una etiqueta retráctil que permite colgar el juego en un expositor. Este detalle desapareció muy pronto, por lo que es, de nuevo, una característica muy valorada.