Wiiboy Color es la Nintendo Wii portátil que nunca existió

Wiiboy Color es la Nintendo Wii portátil que nunca existió

Pedro Santamaría

Wiiboy Color es una impresionante Nintendo Wii transformada en consola portátil. Un trabajo de GingerofMods con el que se vuelve a demostrar que las capacidades creativas de la comunidad modder son infinitas. Aunque lo mejor de todo es que esta particular modificación incluye un pequeño secreto que la vuelven más atractiva aún.

Wiiboy Color o Wii portátil

Coger una consola o cualquier otro dispositivo electrónico y modificarlo no es nada nuevo. En el pasado ya hemos visto muchas iniciativas similares, aunque también hemos de admitir que no todas igual de acertadas. Pero sí, transformar una consola de sobremesa en portátil o portable es algo común.

Lo que ya es más difícil es que se haga y el acabado parezca prácticamente el mismo que si lo hubiese hecho la compañía que creó el producto original. Y eso es lo que tenemos con la Wiiboy Color, una Nintendo Wii transformada en consola portátil con un diseño que recuerda a la Game Boy Color.

Como puedes ver en el vídeo superior, este proyecto fue creado por GingerofMods y como en otros similares tuvo que hacer frente a diferentes retos. Algunos menos complejos de lo que podría parecer inicialmente.

Por ejemplo, la placa base de la Nintendo Wii tuvo que ser cortada para poder integrarla en el interior de la carcasa que había diseñado en un programa CAD y que luego imprimió en 3D con un acabado final bastante llamativo y atractivo. Sobre todo porque con ese color blanco parece ciertamente un producto oficial de Nintendo.

Respecto a la pantalla, un panel IPS de 3,5 pulgadas con resolución 480p, aquí ya hay menos sorpresas. Y es que encontrar monitores adecuados para cualquier tipo de proyecto similar a este es relativamente fácil. Si no que se lo digan a quien modificó el set de LEGO para convertir la NES hecha con los populares ladrillos en una consola real gracias al uso de la electrónica de la NES Mini.

De todos modos, lo más llamativo de esta propuesta es que su autor incluyó una pequeña memoria USB para almacenar los juegos. Porque sí, esta Wii está modificada para poder cargarle juegos a través del ordenador.

Por lo demás, los botones son en parte de una Nintendo DS Lite, aunque la circuiría del control que se usó en su interior corresponde a un mando de Gamecube. Aunque no por eso le falta detalles o compatibilidad, pues incluye gatillos y el software se modificó para poder emular cada control del Wiimote original.

En resumen, con una autonomía de entre dos y tres horas, esta Wiiboy Color es una propuesta que a muchos les hubiese encantado ver cuando las Nintendo Wii se presentó oficialmente. Una consola portátil con la que disfrutar a algunos de los mejores juegos que ha realizado Nintendo en toda su historia, como las entregas de Mario o Zelda.

Cómo tener tu propia Wiiboy Color

Por cierto, si te animas y quieres tener tu propia Wiiboy Color no hace falta que te pongas a imprimir piezas, recortar placas, soldar cables y modificar software. Su creador podría crearte tu propia versión, aunque como él mismo dice, este es un producto Premium por el trabajo que conlleva y su precio no sería económico.

Si eres un fan con almacenamiento coleccionista de rarezas, seguro que te interesa. Aunque siempre resultará mucho más sencillo recurrir a una Raspberry Pi y construirte tu propia consola retro. Con todos los emuladores que existen, pocos juegos retro te quedarás sin disfrutar de nuevo.