Instalan Windows 98 en una Xbox Series X para jugar a Quake y otras joyas retro

Instalan Windows 98 en una Xbox Series X para jugar a Quake y otras joyas retro

José Luis Sanz

Seguro que los más viejos del lugar lo recuerdan como si fuera hoy. Allá por el mes de junio de 1998 Microsoft lanzaba al mercado uno de los mejores sistemas operativos de toda su historia que fue el encargado de convertir el gaming en una de sus mayores virtudes, tras unos primeros tiempos de Windows 95 en los que se encargó de cogerle el pulso con los primeros desarrollos que dejaron atrás MS-DOS y su viejo sistema de comandos.

¡Un gran sistema operativo!

Hay que recordar que fue con Windows 98 cuando el gaming en PC comenzó a tener un enfoque mucho más avanzado, que miraba de tú a tú a las consolas, gracias a DirectX, Direct3D y a la llegada de las primeras tarjetas gráficas aceleradoras (así se llamaban) como eran las Voodoo 3dfx. De repente, los juegos comenzaron a mostrar una calidad asombrosa con entornos 3D perfectamente modelados y capaces de moverse en pantalla con una suavidad asombrosa. El PC entraba en una nueva era.

Y claro, es normal que muchos gamers tengan asociado a aquellos años toda una lista interminable de juegos que quieran revivir de la manera que sea, recurriendo a la esencia misma de los componentes de aquella época. ¿Pero cómo podríamos conseguirlo rápidamente sin complicarnos la existencia? Y, sobre todo, ¿es necesario ir al mercado de segunda mano para adquirir un procesador Pentium de aquellos tiempos, o una tarjeta de sonido SoundBlaster o una gráfica Voodoo 2? Pues no, hay un método más sencillo: comprar una Xbox Series X (o S) de la propia Microsoft. Así de rápido.

Como sabéis, las dos nuevas Xbox Series se están utilizando por parte de muchos usuarios como plataformas de emulación de primer nivel para cualquier tipo de consola y ordenador personal, gracias a un recurso que está dando mucho juego como es RetroArch. ¿Lo conocéis?

El corazón de la emulación

Eso es exactamente lo que han hecho los compañeros de DigitalFoundry, instalar RetroArch y a partir de ahí, virtualizar todo un Windows 98 entero como puerta de entrada a todos los lanzamientos de juegos que vivimos en los siguientes ocho años en los que el OS se mantuvo en activo. Y no son pocos, porque solo en el vídeo que tenéis más arriba podréis disfrutar de maravillas como Quake, que parece que ha sido una de las razones principales que ha movido a sus responsables para completar este reto.

Pero hay más, dentro de las imágenes de este vídeo, también podemos ver los maravillosos entornos tridimensionales de obras maestras como Virtua Fighter, SEGA Rally, Unreal, Homeworld, Half-Life, Wipeout 2097, Turok, etc. Todos emulados con una resolución 640×480 pixels y ese viejo aroma a gráficos acelerados con una tarjeta 3dfx que, para los que no escucharon nunca hablar de ella, era el equivalente a las Geforce o Radeon que tenemos en el mercado actualmente. Incluso la propia Nvidia comenzó en ese terreno lanzando modelos compatibles con ese mismo chip.

Como podéis ver, se abre una puerta enorme a perpetuar viejos recuerdos gracias a consolas actuales que funcionan con los viejos sistemas operativos. Y aquí, gracias a RetroArch y DOSBox podréis viajar al pasado de los videojuegos de cuando Windows 98 gobernaba con puño de hierro en todos los PC del planeta. ¿Qué tiempos verdad?

¡Sé el primero en comentar!