Xbox Game Pass cómo centro de la experiencia y en más pantallas

Xbox Game Pass cómo centro de la experiencia y en más pantallas

Pedro Santamaría

Xbox Game Pass quiere ser parte importante del futuro de Microsoft y de la propia industria de los videojuegos. Así lo han vuelto a confirmar desde la compañía, en una entrevista donde Satya Nadella y Phil Spencer dejaban claro que el servicio de juegos por suscripción podría cambiar por completo la forma en que ganan dinero. De ahí el interés por estar en el mayor número de pantallas y no en el mayor número de salones.

La expansión de Xbox Game Pass

Xbox Series X analisis

Microsoft volvió a demostrar con sus últimas consolas de nueva generación, la Xbox Series X y Series S, que saben hacer muy buen hardware. Es más, lo llevan demostrando ya desde hace unos cuantos años con otros productos como la gama de ordenadores Surface, etc.

Aún así, en el terreno de los videojuegos siempre se ha sentido como un secundario debido al peso que tanto Sony con sus PlayStation y Nintendo con sus respectivas consolas de cada generación han tenido. Sin embargo, hace tiempo que todo esto empezaba a verse diferente. En particular con la llegada de Xbox Game Pass fue cuando parecía que igual habría un cambio.

Pues bien, ahora Satya Nadella (CEO y máximo responsable de Microsoft) y Phil Spencer (Jefe de Xbox) hna concedido una nueva entrevista en la que reafirman algunas ideas y anuncios que ya conocíamos, así como hablan de lo que para ellos supone Game Pass: el centro de la experiencia.

Ambos han hecho una serie de reflexiones y declaraciones que dejan claro que el futuro de la compañía pasa por este servicio. Y es que ya tienen claro que competir con Sony por ver quién tiene el mayor número de salones conquistado no tiene mucho sentido ni interés cuando lo que puedes conquistar es cada pantalla que dicho usuario utiliza en su día a día.

De ahí que hayan dejado ver las tres claves en la estrategia futura de la compañía:

  • La primera está relacionada con la computación en la nube, con el uso de esos servidores Azure que tan capaces están demostrando ser a la hora de ejecutar aplicaciones mucho más exigentes y, entre otras cosas, ofreciendo una velocidad de respuesta muy alta
  • La segunda área clave es la capacidad para llevar a cabo la construcción de un servicio por suscripción propio como es Xbox Game Pass. Algo que no es fácil incluso teniendo talento, infraestructuras y recursos. Si no que se lo digan a Google con Stadia
  • Por último está el enfoque que, según ellos, están haciendo de cara a empoderar a los creadores y colocar al usuario en el centro de la experiencia junto a Game Pass. Una decisión correcta pues sin el trabajo de los primeros los segundos no van a llegar por mucho que técnicamente seas mejor que resto. Y eso es algo que ya ha quedado demostrado en más de una ocasión

El juego en la nube

Con todo esto es fácil ver cómo Microsoft está apostando por el juego en la nube y de ahí nuevamente la confirmación del trabajo que están llevando a cabo con fabricantes de televisores para llevar la experiencia de Xbox Game Pass a estos. Una experiencia que no requeriría ningún hardware para hacer streaming de forma adicional, bastaría con poder instalar y ejecutar una aplicación o acceder vía navegador al servicio de juego en la nube. Lo único que sí habría que conectar es un gamepad.

Si logran hacerlo con resultados óptimos y, además, expanden todo eso a otras pantallas como televisores Smart TV vía app, los dispositivos móviles, tabletas, ordenadores portátiles o sobre mesa menos potentes, etc., es evidente que Microsoft podría reescribir las reglas de un sector que durante muchos años se ha sostenido en la venta del hardware que luego da acceso a juegos exclusivos que sirven como principal reclamo para elegir entre un sistema u otro.

Al poder acceder al catálogo de Xbox Game Pass desde cualquier dispositivo, esa lucha se acabaría y lo que conseguiría Microsoft es un ingreso fijo cada mes, que en algunos casos podría suponer un gasto mayor del que ese usuario hace normalmente cada año en videojuegos.

Por último, con Xbox Game Pass también podrían acabar con esa limitación que impide la democratización real de los vídeojuegos: el tener que comprarlos. Porque no todo el mundo puede gastar los 60 euros de media que suelen costar y mucho menos hacerlo cada mes o varias veces en un mismo mes si no quiere perderse nada.

Así que veremos cómo transcurren los próximos meses, si a Microsoft esa apuesta por crecer en usuarios más que en ventas le resulta rentable o no. Y también qué hacen el resto de competidores, porque Sony habrá podido vender 8 millones de PS5 desde su lanzamiento, pero Xbox Game Pass ha sumado 23 millones de usuario desde que también fue presentado y todo apunta a que seguirá creciendo. Sobre todo con posibles nuevos juegos exclusivos que lleguen tras las compras de estudios como Bethesda, la asociación con EA Play, etc.

Por el momento todo apunta bien. El juego en la nube llegará al PC a través del navegador en pocas semanas, los servidores están finalizando la migración de Xbox Series S a Series X y parece que se están estudiando ya nuevos planes de precio para ser más flexibles con las necesidades de cada tipo de usuario.

https://youtu.be/BxCtp2Z7URU