Alexa y las Philips Hue en la habitación de los niños, ¿buena o mala idea?

Alexa y las Philips Hue en la habitación de los niños, ¿buena o mala idea?

Pedro Santamaría

Si tienes niños pequeños en casa, creo que esto te interesará. ¿Sería buena o mala idea usar unas bombillas inteligentes y un altavoz Amazon Echo con Alexa en la habitación de los pequeños? Yo apuesto a que es buena idea, porque creo que pueden resultar grandes aliados a la hora de irse a dormir e incluso despertar. Aunque esto es sólo el principio.

Luces y altavoces inteligentes en la habitación de los niños

Llevaba mucho tiempo queriendo usar un altavoz inteligente y unas bombillas conectadas en el cuarto de los pequeños. ¿Por qué? Pues muy fácil, mis hijos están rodeados de tecnología por mi trabajo y siempre he intentado enseñarles a usarla de forma responsable y práctica. A fin de cuentas es lo que se van a encontrar en el futuro, por lo que mejor ir guiándolos desde pequeños a que se encuentren de golpe con ella. No obstante, esto daría para un debate intenso.

En mi caso la decisión ha sido permitirles jugar con esto. Así que, aprovechando que recientemente adquirí un Amazon Echo Dot y un par de bombillas Philip Hue, pensé que podría ser una buena oportunidad. Por tanto, tras realizar algunas pruebas empecé a definir qué y cómo íbamos a usar esto en su habitación.

Para no comenzar abrumándoles a base de opciones fuimos a lo básico y más sencillo: explicarles cómo usar el altavoz y lo que podrían hacer con las bombillas nuevas. Ya sabes, acciones como encender la luz, activar ciertos modos y darle órdenes que activasen las skills de Alexa u otras rutinas programadas previamente.

Cuando ya tenían claro para qué iba a servir me tocaba de nuevo a mi definir y configurar todo de la forma más sencilla posible. El primer paso: configurar el Echo Dot y las bombillas. Como ya tenía bombillas previas de Philips el proceso de emparejamiento al Hue resultó rápido y ya sabía muchas de las opciones que me iban a ofrecer.

El Amazon Echo Dot igual, con la app de Alexa también instalada, agregué las bombillas y comencé a investigar un poco más con el tema de los skills y las acciones programables. Mi idea inicial en todo esto de integrarles un altavoz y las bombillas era la siguiente:

  • Ofrecerles un control de las luces por voz, para que no necesitasen salir de la cama cuando se van a dormir
  • Permitirles tener una luz que se adaptase en intensidad y color según la hora y actividad
  • Ayudarles a la hora de dormir y despertar

Configurando acciones en Alexa y la app Hue de Philips

Rutinas App Alexa

Con las luces ya definidas por nombre y ubicación, el siguiente paso para lograr lo anterior era recurrir a las rutinas y skills de Alexa. Así que, para empezar cree estas tres.

Alexa, vamos a dormir

La primera rutina era sencilla, quería que a la orden de «Alexa, vamos a dormir» las luces pasasen a una configuración determinada en la que la intensidad estuviese al 50% y la temperatura de color es blanco cálido (si estuviesen apagadas, se encendería con estos mismos ajustes). Así empezarían a tener un ambiente más relajado en el que aún podrían coger un libro o cuento y leerlo u ojearlo.

Alexa, nos dormimos

El siguiente comando apaga la luz principal (la del techo) y coloca la de escritorio (colocada en el suelo para reducir más aún el punto de luz visible) en un tono azul y con una intensidad del 20%. Esta luz les permite dormir sin ese miedo habitual de los más pequeños a la oscuridad. Pero, tiene un extra, y es que pasados unos 30 minutos se apaga automática.

De este modo, y por ser algo que está comprobado, el dormir sin ningún tipo de luz les permite descansar mejor. Además, nos permite no tener que estar atentos a si apagamos o no la luz.

Despertando de forma progresiva

Esta acción la programé usando directamente la opción Despertar de la app de Philips Hue. Así, estableciendo las 7:30 como hora de inicio y aumentando la intensidad de forma progresiva, a los 30 minutos ya estaba todo al nivel de intensidad que quería.

Esta función, aunque no sea lo mismo que dormir en el campo y despertar con los primeros rayos del sol, es lo más cómodo cuando vives en ciudad y las luces de otros vecinos o farolas de la calle impiden que puedas dormir con las cortinas o persianas de la ventana abiertas.

Además, aunque aquí dependerá de cada uno, a mi personalmente el despertar gradualmente me ayuda a no sentir tanto sueño por las mañanas. Pero lo dicho, es algo personal.

La experiencia de uso

Tras unos días de uso, la adaptación a esta forma de controlar las luces y las opciones establecidas les convencen y gustan, especialmente la de despertar de forma progresiva. Y aunque seguimos muchas noches acompañándoles un rato, lo cierto es que con el «juego» se animan a irse ellos solos.

Lógicamente, este primer acercamiento al uso de los asistentes de voz en su habitación y la combinación con las luces de Philips es muy sencillo. En las próximas semanas iremos probando otra serie de integraciones a ver hasta dónde somos capaces de sacarle partido. Y también, estar atento a si surge algún tipo de problema. Porque, como decía, mi idea es que hagan un uso responsable y práctico de la tecnología.