Por qué debes domotizar tu casa: trucos y consejos

Por qué debes domotizar tu casa: trucos y consejos

Daniel Espla

¿En qué tareas nos puede ayudar la domótica? Pues, desde encender las luces automáticamente cuando llegas a casa, limpiar tu casa o, incluso, avisarte si alguien ha entrado a casa cuando no estabas y puede mostrarte una imagen de esa persona en tu propio teléfono. Si todo esto te interesa y quieres saber hasta qué punto la domótica puede facilitarte la vida, sigue leyendo porque voy a contarte todo lo que necesitas saber.

El término domótica es algo que ya está bastante extendido pero, si andas algo despistado con este tema, te explico lo que significa: en el diccionario se define como “un conjunto de técnicas orientadas a automatizar una vivienda”. O explicado de una manera más sencilla: es el conjunto de equipos tecnológicos que puedes incluir en tu casa para que, de forma automática o con ciertas acciones, te ayuden a hacer las tareas de tu día a día.

¿Qué es una casa domótica?

Una vivienda domótica es un lugar que implementa una serie de beneficios para sus habitantes. Un hogar en el que es más cómodo vivir porque, ciertas tareas pesadas, se hacen de forma automática y sin que debas preocuparte demasiado por ellas. Un lugar más confortable y seguro, ya que podemos colocar sensores, cámaras de vigilancia o alarmas que, si detectan cualquier anomalía, te avisen a ti o, incluso, a las fuerzas de seguridad de que algo está pasando en tu casa.

Un lugar más ahorrador en el que, gracias a otra cantidad de sensores, conectores o bombillas, no se está malgastando ni una pizca de tu dinero con luces no deseadas que se mantienen encendidas, ventanas abiertas que gastan la energía de la calefacción o agua desaprovechada en el riego de las plantas.

O, por qué no, un lugar en el que es más “fácil” vivir con detalles que van desde tener un asistente que te ayude a preparar una comida, un frigorífico que te indique que te estás quedando sin algún alimento o, simplemente una televisión que puedes controlar mediante comandos de voz si no quieres levantarte del sofá e ir en busca del mando a distancia.

Y si quieres ver algunos ejemplos más de una casa domótica, te dejo un vídeo de nuestro canal de Youtube, en el que te cuento cómo el asistente virtual de Amazon y unos cuentos equipos domóticos que tengo en casa me hacen la vida más fácil.

Por qué deberías tener una casa domótica

Pero claro, como cualquier otra cosa, el tener una casa “domotizada” tiene sus ventajas y desventajas. En primer lugar, aunque ya te he hablado de alguna de ellas, voy a contarte cuáles son los puntos positivos:

  • Comodidad: el hecho de que ciertas tareas se realicen de forma automática y que, además, podamos tener control de toda la domótica a través de nuestro propio smartphone, hace que podamos estar más tranquilos y cómodos o, incluso, tengamos más tiempo para nosotros mismos.

  • Ahorro económico: que las luces de nuestra casa se enciendan sólo cuando sea necesario, que tengamos alertas de ventanas abiertas para optimizar el uso de la calefacción o, incluso, el control de cada enchufe de nuestra casa, son detalles que suman. Si conseguimos optimizar cada uno de ellos y reducirlos al máximo, se traducirá en un menor consumo energético que, por ende, se convierte en un menor desembolso económico a final de mes. Además, podremos hacer todo esto desde cualquier lugar con conexión a internet, lo cual suma un punto extra de facilidad.
  • Seguridad: a todos nos gusta irnos de vacaciones tranquilos y no estar preguntándonos si todo sigue en orden en nuestra casa. La implementación de equipos como videoporteros, cámaras, sensores o alarmas se traducen en una mayor seguridad de nuestro hogar y, en consecuencia, en una mayor comodidad como te comentaba en la primera ventaja.

Y, ¿cuáles son los puntos negativos de una casa domótica? Pues también existen varios:

  • Dependencia de conexión: todo es muy bonito en un “hogar inteligente” hasta que la conexión a la señal WiFi falla. Existen equipos que podremos seguir usando, por el método de conexión que tienen con nuestro teléfono, a pesar de que la conexión falle. Pero, muchos otros se quedarán inutilizados o, dependiendo del equipo, tendremos que usarlos de forma manual “a la viaja usanza”.

  • Mayor desembolso: es cierto que este tipo de equipos nos permiten ahorrar dinero debido a su optimización pero, como sucedió con el cambio de bombillas incandescentes a las bombillas LED, el desembolso inicial que debemos hacer (comparado con la compra de un equipo “normal”) es mayor.

  • Vulnerabilidad: aunque estos equipos aumentan la seguridad de nuestras casas, también hay que pensar que están conectados a internet y, como cualquier equipo conectado, son “vulnerables” a ser hackeados por algún indeseable. No es algo muy habitual (que no cunda el pánico), pero es un detalle a tener en cuenta. Además, si incluyes equipos como asistentes inteligentes, se dice que este tipo de dispositivos nos “escuchan” a través de sus micrófonos para luego vender cierta información a ciertas empresas que les desean conocer nuestros intereses.

Llegó la hora de “domotizar” nuestra casa

Una vez vistos todos estos puntos, lo que significa “domotizar” una casa y sus ventajas e inconvenientes, es hora de que tomes una decisión y pienses si disfrutar de los beneficios de un hogar inteligente te merece la pena, o no, teniendo en cuenta los contras que esto implica.

Si te sirve de ayuda, yo soy un pro-domótica y tengo varios artículos en mi casa que me facilitan ciertas tareas y que, si mañana mismo me los quitaran, podría vivir sin ellos pero los echaría de menos. Pero aquí que cada uno juzgue si la domótica es para él.